Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un millón de euros para el plus de altos cargos

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, quiso aclarar en su primer Consello tras el parón estival el plus económico que recibirán los altos cargos de la Xunta gracias a la disposición 17 de la nueva Lei de Función Pública, aprobada en julio.

Touriño explicó que "el coste previsible" de la medida "no supera en exceso el millón de euros", aunque "dependerá de las personas que lo soliciten". Sin embargo, el sindicato CIG, que denunció públicamente esta disposición adicional aprobada por todos los partidos en el Parlamento, calculó en 30 millones de euros su coste por año y advirtió que cada ejercicio la cifra se incrementaría.

Para el presidente de la Xunta "hay una desinformación, por ser suaves, clara" en torno a este tema, ya que defiende que "no hay un incremento" de 15.000 euros en las retribuciones anuales por cada funcionario o personal estatutario que permanezca dos años continuados en su cargo o tres interrumpidos.

El presidente de la Xunta defendió que ese complemento ya está contemplado por la ley desde el año 1998 -los altos cargos reciben desde entonces 11.726 euros anuales- y que desde 1991 el plus está reconocido por la Administración del Estado y adoptado por la mayoría de comunidades autónomas, por lo que es "falso" que se vaya a producir un aumento de 15.000 euros. La intención de la Xunta es "eliminar la diferencia que existe" entre un alto cargo gallego y otro del resto del Estado. "con un complemento de 249 euros al mes y que por tanto no superará los 3.000 euros al año".

Tres nuevas depuradoras

Tras la reunión del Consello de la Xunta, Touriño anunció la instalación de tres nuevas depuradoras de aguas residuales: una en Baiona, otra en Muros y una tercera que compartirán los municipios de Carral y Abegondo.

Las estaciones de aguas residuales, que supondrán una inversión de 38,6 millones, se sumarán a las licitadas en este año, un total de diez, con las que la Xunta pretende cubrir el objetivo de depurar las aguas de las poblaciones de más de 2.000 habitantes. La Consellería de Medio Ambiente prevé licitar, dentro de un plan de saneamiento, un total de 20 estaciones depuradoras durante el presente ejercicio. Las nuevas estaciones tendrán una capacidad para tratar las aguas residuales de una población de 36.000 habitantes en Baiona, de 5.500 en Muros y de 8.000 en Carral y Abegondo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de agosto de 2007