Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Palau de les Arts reduce su aforo el 12% al quitar butacas ciegas

La sala principal del teatro tiene ahora 1.500 localidades, menos que el Palau de la Música

El Palau de les Arts es uno de los teatros de la ópera más caros del mundo, con un coste oficial de 332 millones de euros sólo hasta 2005. Sin embargo, el aforo de su sala principal (unas 1.500 butacas) es inferior al del Palau de la Música de Valencia, el Liceu de Barcelona, el Real de Madrid, el Auditorio de Tenerife o la Maestranza de Sevilla, tras la supresión de unas 200 butacas por su nula o escasa visión del escenario diseñado por Santiago Calatrava.

Durante las vacaciones de verano se han acometido obras en la sala principal para intentar solventar el problema de la nula o escasa visibilidad de las butacas. Se han eliminado en torno a 200 butacas en los cambios proyectados por el estudio de Calatrava. Consecuentemente, el aforo de la única sala en pleno funcionamiento de las cuatro que posee el Palau de les Arts se ha reducido a unas 1.500 butacas.

Esta reducción ha obligado a modificar la propuesta de abonos del Palau de les Arts, lo que ha provocado las quejas de aficionados afectados que han visto, por ejemplo, que su localidad de la pasada temporada no se oferta en ésta. Es el caso de Eduardo Laguna que, tras expresar su indignación públicamente, ayer recibió explicaciones y alternativas por parte del Palau de les Arts. El teatro de la ópera insiste en que se ha mejorado sensiblemente la calidad de visión de la sala principal.

El elevado número de butacas ciegas llamó la atención ya en el estreno del Palau de les Arts. Es una circunstancia habitual en teatros antiguos o que han sido rehabilitados respetado el diseño original, pero no en edificios de nueva planta.

La reducción acometida deja el aforo de la sala principal por debajo de los principales auditorios de España, a pesar de que el esfuerzo inversor en el Palau de les Arts multiplica el de todos ellos. El auditorio de Tenerife, también diseñado por Calatrava, cuenta con una sala principal con 1.632 localidades; la del Teatro Real de Madrid alcanza las 1.854; la del Teatre Liceu de Barcelona, las 2.292; y la del Teatro de la Maestranza de Sevilla, las 1.800. La sala Iturbi del Palau de la Música de Valencia también supera el aforo de su vecino operístico, con 1.796 localidades.

Además, el Palau de les Arts ha tenido que retrasar hasta el enero el uso del Auditorio (para 1.500 espectadores) por los graves problemas de acústica que ha obligado a nuevas obras en una sala que ya estaba acabada.

La primera temporada del Palau de les Arts se ha caracterizado por el éxito de público y crítica de la programación, el impacto mediático del diseño arquitectónico y los problemas del muy costoso edificio, entre ellos la grave avería de la caja escénica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de agosto de 2007