Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Corte Inglés eleva la inversión a un nivel récord para acelerar su crecimiento

La construcción de nuevos centros aumenta la deuda del grupo, que ganó un 9% más en 2006

El Corte Inglés alcanzó en 2005 el liderazgo entre los grandes almacenes europeos y ha optado por acelerar la apertura de nuevos establecimientos en todas sus líneas de negocio para afianzar tan privilegiada posición. Una estrategia que tiene su reflejo en las cuentas del año pasado, aprobadas ayer por su junta general de accionistas. El nivel de inversión, 1.642 millones de euros, deja pequeño el récord alcanzado en 2005, con la compra del solar de la antigua torre Windsor de Madrid como operación estrella. La necesidad de recursos llevó al grupo a abrir el grifo del endeudamiento, que aumentó casi un 60%.

El Corte Inglés, además de líder del sector de la distribución en España, encabeza el ranking de los grandes almacenes europeos por volumen de negocio desde hace dos años. Las cuentas de 2006, con una facturación total de 17.093 millones de euros (un 7,8% más que en 2005) y unos beneficios de 711 millones (un 9,3% más) consolidan esa posición. Ni el grupo alemán Karstadtquelle, con las ventas estancadas, ni el británico Marks & Spencer, pese a su recuperación en 2006 (un 10% más de ventas y 966 millones de beneficios), alcanzan las cifras de la empresa que preside Isidoro Álvarez.

La apertura de nuevas tiendas es la piedra angular de la estrategia de la empresa para acelerar el crecimiento. Dentro del segmento de los grandes almacenes (negocio que pesa un 56% en el grupo español), El Corte Inglés tiene un dinamismo mayor que el de otras compañías similares. Pero la comparación se resiente cuando se toma como referencia a los líderes españoles de la distribución más especializada: Mercadona (alimentación) o Inditex (textil) logran tasas de crecimiento anual superiores al 20%, aunque con un volumen de facturación mucho menor.

El Corte Inglés aceleró el pulso inversor en 2005, después de tres años consecutivos de ligeros recortes tras el esfuerzo de 2001: entonces, el grupo aprovechó la oportunidad que le brindó la retirada de Marks & Spencer de España (adquirió nueve grandes almacenes) y las ventas obligadas de Carrefour para evitar problemas de concentración (cinco centros comprados). Ahora, apuesta por la expansión a partir del negocio propio, con la apertura de más tiendas y el lanzamiento de nuevos formatos.

En esa línea continuó en 2006 y el salto inversor fue mayor aún. La inmensa mayoría de los recursos se lo llevan las grandes superficies comerciales: el año pasado, el grupo inauguró dos centros (combinaciones de gran almacén e Hipercor) en Mijas (Málaga) y Getafe (Madrid). Y prosiguió con su penetración en Portugal con la apertura de su segundo gran almacén de El Corte Inglés en Vila Nova de Gaia, junto a Oporto.

Más aperturas en 2007

Y por lo expuesto ayer por Álvarez, los frutos de esta apuesta inversora se multiplicarán este año. A la inauguración en mayo de un centro de El Corte Inglés en Talavera de la Reina (Toledo), se sumarán después del verano nuevas grandes superficies en Guadalajara, Elche (Alicante), Leganés (Madrid) y Jaén. "La apertura de cuatro centros en el próximo semestre, por primera vez en la historia de nuestra organización, es un acontecimiento de gran importancia por lo que supone de esfuerzo inversor", afirmó el presidente de El Corte Inglés.

Los planes ya revelados por la compañía indican que en el futuro próximo se mantendrá la prioridad a la ampliación y apertura de establecimientos. Además de un tercer centro en Portugal y las negociaciones para entrar en Italia (más avanzadas en Milán que en Roma), El Corte Inglés aborda la ampliación de su centro de la plaza Catalunya de Barcelona, y sobre todo, un proyecto señero: la reconversión del solar de la antigua torre Windsor de Madrid "en uno de los más modernos e innovadores grandes almacenes de Europa", en palabras de Álvarez.

La compra a la familia Reyzábal de la inmobiliaria Asón, propietaria del terreno de la torre Windsor (arrasada tras un incendio en enero de 2005), fue uno de los hitos inversores del año pasado. La adquisición, valorada en 484 millones de euros, fue clave en la evolución del ejercicio pasado. El grupo ha recuperado parte del dinero este año al vender por 170 millones otro de los activos de Asón, el 20% de Torre Picasso. Pero el solar de la torre Windsor, que está junto a uno de los mayores grandes almacenes del grupo, promete nuevas inversiones: el Ayuntamiento de Madrid mantendrá la edificabilidad y la altura para que El Corte Inglés reemplace la antigua torre de oficinas por un centro comercial de parecidas dimensiones.

Incremento del dividendo

La inversión se sostiene sobre todo en la capacidad de generación de fondos (1.233 millones de cash flow en 2006) del grupo. Pero las cifras extraordinarias del pasado ejercicio llevaron a El Corte Inglés a abandonar sus reparos a pedir el dinero prestado. El endeudamiento neto (la suma de las deudas con entidades de crédito y otras deudas financieras menos los remanentes de tesorería), que se había anclado alrededor de los 1.000 millones en los últimos años, superó en 2006 los 1.760 millones, un 58% más que en el ejercicio anterior. Aun así, el margen de endeudamiento, con los fondos propios por encima de los 7.000 millones, es aún muy amplio.

La política de reparto de dividendos refleja la prioridad que da la empresa a los recursos propios para alimentar su crecimiento. Pese a que el dividendo repartido ayer, 66,9 millones, es sensiblemente superior al de años anteriores (un 28% más que en 2005), todavía supone menos del 10% del beneficio generado, que en su inmensa mayoría pasa a engrosar los fondos propios de El Corte Inglés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de agosto de 2007