Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Manuel Luque Otero, médico

Era experto en hipertensión arterial

Se nos ha ido, en la plenitud de su carrera profesional, el doctor Manuel Luque Otero, un referente obligado en el panorama científico español, con proyección internacional en el estudio de la hipertensión arterial (HTA).

Como le recuerda su colega la doctora Nieves Martell, "este mundo es para el otro, que es morada", y en esta dulce morada estará el doctor Luque, tan querido por todos los que le conocieron y supieron de sus denodados esfuerzos en la lucha contra la HTA, que afecta a varios millones de españoles. Fue un extremeño entrañable, que, según recuerda la doctora Martell, llevaba en sus genes ancestrales el espíritu de lucha y de idealismo de los antiguos conquistadores.

Manuel Luque Otero fue miembro fundador y presidente de la Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (LELHA), así como vicepresidente de la posteriormente creada Sociedad Española de Hipertensión (SEH-LELHA). En su trayectoria profesional también figura como miembro fundador de la Sociedad Inter-Americana de Hipertensión y miembro de las sociedades Europea y Americana de Hipertensión.

Desde 1981 era primer responsable de la Unidad de HTA del hospital Clínico San Carlos, de Madrid, y profesor titular de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense. Era, como hombre y como médico, un ser ponderado, ecuánime, lector empedernido, con avidez de conocimiento de cualquier tema y amante de hacer llegar a la ciudadanía toda la educación sanitaria en el campo de la HTA.

Se ha ido un ser respetado y amado por sus compañeros médicos, por sus queridos y mimados pacientes y por sus muchos amigos periodistas, ya que siempre estaba presto y disponible ante cualquier solicitud de la prensa.

Hasta siempre, querido doctor Luque, o querido Manolo, como tú preferías hacerte llamar por tu cercanía humana. Dondequiera que estés, siempre permanecerás en el corazón de los que te conocimos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de agosto de 2007