_
_
_
_
_

La pesca en las rías presenta sus mejores cifras en diez años

Las capturas de la pesca de bajura gallega en el primer semestre del año presentan sus mejores cifras desde el año 1997. Según los datos divulgados ayer por la Consellería de Pesca, tras realizar un seguimiento de siete especies esenciales en la comercialización de productos del mar de las rías gallegas, se registra un incremento de las capturas del entorno del 40% con respecto a la media del período 1997-2004.

Las especies han sido analizadas tanto en su calidad, como en la calidad de descargas, así como en el respeto a las vedas y uso de las artes de pesca (trasmallos, nasas, etcétera). Se trata del pulpo, choco, centolla, camarón, anguila, congrio y robaliza.

El crecimiento más espectacular se ha registrado, entre enero y junio de este año, en el caso del pulpo (en mayo comenzó la veda). Según los datos oficiales los pescadores gallegos han capturado 1.024 toneladas del citado cefalópodo, un 30% más que el año pasado y casi un 50% más que en el conjunto de la década anterior. La Xunta considera que la recuperación de las capturas del pulpo responde a una acertada política consensuada con el sector para reestablecer el stock del rey de los cefalópodos en las rías gallegas.

Algo parecido ha sucedido con otra especie que había entrado en una decadencia alarmante: el choco. En el primer trimestre del año las capturas de chocos crecieron un 40% con respecto a la media de la década. Según la Consellería de Pesca, entre enero y junio se declararon 473 toneladas de esta especie en las lonjas gallegas, un 36,5% más que en el mismo período de 2006.

Centolla y camarón

Tras la recuperación registrada en Galicia a raíz de la marea negra del Prestige, las capturas de centollas y camarones se han mantenido a un buen nivel. Pesca afirma que las capturas de camarón han mejorado, con respecto al año pasado, y que las de centolla se mantienen estables (148,6 toneladas, frente a las 150 toneladas de 2006).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La recuperación de la pesca de bajura beneficia a los pescadores de otras especies. Las capturas de congrio crecieron un 56,4%, alcanzando las 2.007 toneladas en los primeros seis meses de 2007.

La robaliza, uno de los peces con mayor riesgo de extinción, llegó a 144 toneladas, es decir, un 20% más que el año anterior.

En cuanto a la anguila, una especialidad casi exclusiva de las Rías Bajas, se sitúa en 10.563 kilos, cifra tres veces inferior a la del año pasado y que la Xunta considera más razonable para mantener la vigencia comercial de la especie.

El estudio divulgado ayer fue realizado por la denominada Unidade Técnica de Pesca de Baixura. Este grupo de inspectores realizó 369 muestras, de las que 91 corresponden a trasmallos (un tipo de doble red de pesca), 55 a nasas de pulpo y 42 a palangrillos y nasas de pesca de camarones.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_