Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Motociclismo | Gran Premio de la República Checa

Stoner, en un pispás

El australiano, líder indiscutible en la categoría de MotoGP, consigue dando menos vueltas que nadie su cuarta 'pole' de la temporada

De Casey Stoner siempre se ha dicho que es un piloto con una facilidad innata para rodar en moto, que tiene mucho talento. Un chico que, por poca confianza que tenga, apenas necesita tiempo para adaptarse a cualquier aparato que se deslice sobre dos ruedas. La temporada que está completando confirma esta tesis, que ayer, en el circuito de Brno, todavía tomó más fuerza al adjudicarse en el Gran Premio de la República Checa su cuarta pole position de la temporada, la tercera consecutiva. Y lo hizo fácilmente, en un pispás, pues Stoner fue quien menos vueltas dio, 14, durante la sesión de entrenamientos definitiva para configurar la parrilla de salida de la carrera de MotoGP. A su lado, también en la primera línea, estarán el estadounidense Nicky Hayden, vigente campeón mundial, y Dani Pedrosa mientras que el italiano Valentino Rossi saldrá desde la sexta plaza.

Nada más abrirse el pit-lane y como el resto de los corredores, Stoner salió a la pista. Pronto se dio cuenta de que algo no marchaba bien en su Ducati y, medio circuito más allá, pisó el pedal del freno trasero con su bota derecha y la moto siguió recta, como si nada. "Por su manera de pilotar, Casey quiere tener el pedal del freno muy elevado y hoy se ha quedado enganchado", explicó Livio Suppo, el director del equipo Ducati. Cuando notó el fallo, Stoner enfiló el camino de los talleres, advirtió a sus mecánicos y, paciente, se sentó en una butaca a esperar que le reparasen la máquina. Estuvo allí, quieto, aparentemente sereno, hasta que le dieron el Ok para volver a subirse a ella. Pasaron unos 15 minutos, tiempo que sus rivales invirtieron en acabar de poner a punto sus monturas con vistas a la cita del día siguiente. Una tarea que, cuando se trata de su Ducati, a Stoner le resulta chupada. Dio tres vueltas más o menos rápidas con la segunda moto y se recluyó de nuevo en el box. En total, estuvo en el garaje una media hora, la mitad del tiempo que dura la sesión. De hecho, el aussie sólo dio cinco vueltas completas mientras que los demás hicieron muchas más: Hayden, 14, y Pedrosa y Rossi, 16.

Una vez lo tuvo todo en su sitio y su Desmosedici estuvo calzada con la primera de las dos gomas de clasificación que había reservado, Stoner, de 21 años de edad, el más joven de toda la MotoGP, salió al trazado, realizó su primera vuelta rápida con la segunda moto y se colocó el primero. Inmediatamente después, regresó a los boxes. Y volvió a salir con la moto principial, la que tuvo el problema en el pedal. Con ella realizó su último intento de giro rápido. Rebajó su tiempo casi en dos décimas de segundo, pero no habría necesitado hacerlo.

El hecho de que Stoner sea el líder indiscutible del campeonato no es fruto de la casualidad. Ha dejado cristalinamente claro que es capaz de circular mucho más velozmente que los demás en cualquier circuito. Como prueba de ello basta su última victoria, la que consiguió en el californiano de Laguna Seca, una pista que, hasta que él apareció como un ciclón, siempre había dictado sentencia en favor de los pilotos norteamericanos.

Sus adversarios no quieren ni pensar lo que Stoner puede hacer hoy en Brno, un circuito que le chifla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de agosto de 2007