Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El hermanito de Barajas

La promotora del aeropuerto de Ciudad Real registra el nombre de Madrid Sur. El PP manchego lo apoya, mientras el madrileño se opone

Tres casetas de obra en una explanada de hormigón y una terminal de cristaleras. En lo alto, un cartel de madera blanco donde puede leerse: Aeropuerto Don Quijote. Un rótulo que ya no sirve, porque el nuevo aeródromo de Ciudad Real -el primero internacional en manos privadas de España- no se llamará como el caballero más reconocido de La Mancha, sino como un apéndice meridional de la capital: Madrid Sur. "¿Seguro? Creo que no está tan claro, que ha habido algún pez gordo al que no le ha gustado", dice un trabajador. Mira al horizonte, entorna los ojos y añade: "Porque si esto es el sur de Madrid, Toledo qué es, ¿el centro?", comenta.

El hombre no anda desencaminado. El consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, Manuel Lamela (PP), ya ha dicho que de Madrid Sur ni hablar, que eso confunde a los viajeros. El portavoz popular en la Asamblea, Antonio Beteta, consideró ayer que el mejor nombre es "Aeropuerto de Castilla-La Mancha". Desde el otro lado, el consejero de Ordenación del Territorio de Castilla-La Mancha, el socialista Julián Sánchez Pingarrón, preguntó a la presidenta regional del PP en esa comunidad, María Dolores de Cospedal, si intermediará para que Madrid respete el nombre elegido. "Las administraciones no deben intervenir en estas decisiones empresariales, sino desearles éxito", añadió.

El PP manchego apoya la iniciativa, en contra de sus compañeros de partido de Madrid. El concejal de Urbanismo y portavoz municipal del PP en Ciudad Real, Francisco Cañizares, pidió apoyo para un proyecto que se espera que genere 7.000 puestos de trabajo en cinco años.

Proyección internacional

La gestora del nuevo aeropuerto no quiere convertir el asunto en un tema político, pero advierte de que "ya está registrado". Escolástico González, director general de Desarrollo Comercial e Industrial del aeropuerto, explicó ayer que el nombre busca mayor "proyección internacional" e hizo hincapié en que el nombre completo será Madrid Sur-Ciudad Real.

"Desde hace 15 años [el AVE comenzó a funcionar entre las dos ciudades en 1992], estamos más cerca de Madrid de lo que muchos municipios madrileños lo están de Barajas". Los trenes llegan a Atocha en 50 minutos. González pone como ejemplo los nombres usados en otros aeropuertos de Europa, como Gatwick-Londres o el Charleroi-Bruselas Sur. En ambos casos, sin embargo, las instalaciones están a menos de 50 kilómetros de sus capitales. Entre Madrid y Ciudad Real hay 200 kilómetros.

Pero ¿por qué Don Quijote ya no sirve? "Parece que es un parque temático", dice González. Francisco Cañizares cree que "no todo el mundo sabe ubicar La Mancha en el mapa".

Y mientras, en el aeropuerto en el que se han invertido 1.100 millones de euros en 10 años, las obras avanzan. Casi mil obreros ponen balizas en las pistas, falsos techos en la terminal, pasarelas para las maletas, acaban el aparcamiento... La empresa aspira a tenerlo todo listo en tres meses.

El proyecto, según González, nació como una alternativa para los vuelos de carga de Barajas. Pero en 10 años, "el mercado ha cambiado mucho". Ahora la empresa -participada por la Cámara de Comercio, la Diputación, Isolux y las Cajas de Castilla-La Mancha, Sevilla y Huelva, entre otros- aspira a los vuelos de pasajero, aunque se conforma con "los que no quepan" en Barajas. La pretensión es llegar a 2,5 millones de usuarios en tres años, aunque González admite que "no se ha cerrado aún" ningún acuerdo con las compañías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de agosto de 2007