Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Clientes cautivos

Alcalá de Henares, Madrid

Tras escuchar las comparecencias de Atienza (REE) y Pizarro (Endesa) en el Parlament de Cataluña, y puesto que ninguno supo asumir su responsabilidad, estuve mirando el último recibo de la luz, por si los usuarios tuviésemos alguna culpa, por aquello del consumo en horas punta, de otras veces. Descubrí que 16,05 euros, un 29,2% del recibo, corresponde a gastos fijos e ineludibles, es decir, supone un desembolso al que hacemos frente todos los meses sea cual sea nuestro uso y consumo de electricidad. Por curiosidad insana, miré los otros recibos de grandes proveedores: teléfono, un 69,2%; gas, un 51,1%, y agua, un 17,3% del recibo son gastos fijos. Este dinero supone un ingreso seguro y periódico que las empresas proveedoras tienen a su disposición, y deberían utilizar, sobre todo, para el mantenimiento integral de los sistemas de distribución; la producción la pagamos con el resto del recibo.

En definitiva, cuando las cosas no funcionan la responsabilidad es de quien cobra. Si el Gobierno o las administraciones tienen alguna responsabilidad es la de no exigir sistemáticamente que los grandes proveedores cumplan sus obligaciones contractuales, impidiéndoles además actuar de forma concertada, burlando por tanto la libre competencia, y con ella a todos nosotros que nos convertimos en sus clientes cautivos, sin posibilidad de utilizar la concurrencia de proveedores para mejorar el servicio que recibimos. Contradictoriamente, todas esas empresas se presentan a sí mismas en otras partes del mundo como adalides del mercado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de agosto de 2007