Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

'Nena', segunda oportunidad

Una perra hallada sola y quemada es adoptada por su cuidadora; 8.000 animales han sido abandonados de enero a junio

Nena había sido vista por los vecinos en Los Ángeles de San Rafael, Segovia. Deambulaba por las calles: un cruce de perro de aguas de color negro con todo el lomo despellejado. Por el miedo típico de los maltratados, Nena no permitía que nadie se acercase para cogerla. Fue rescatada por voluntarios de El Refugio, una asociación para el bienestar de los animales. La perrita tenía el 70% de su cuerpecillo quemado. Cuando fue recogida, estaba en estado crítico. Era enero de 2006.

Nena estuvo ingresada durante cuatro meses en estado grave en una clínica veterinaria de Madrid. La perra pudo haber sido rociada con algún producto inflamable o corrosivo. Fue tratada con sueroterapia, antibioterapia y antibiótico local. "Su estado era lamentable", dice Nacho Paunero, el presidente de El Refugio. Carmen, la nodriza que debía cuidar de Nena mientras se recuperaba totalmente, al final se encariñó con ella y la adoptó en marzo de este año. Psicológicamente, Nena se recuperó como si no hubiese pasado nada, dice Paunero, ya que no requirió terapia, y ladra como "un perro saludable". Pero, físicamente, las secuelas sí se manifiestan, como un recordatorio del incidente que casi le quita la vida. Para taparle aquellos parches sin pelo que aún tiene en el lomo, Carmen, que vive en Madrid con sus dos hijas, cubre a Nena con un abrigo rojo que lleva a todas partes. Viéndola así, parece una perrita a la que no le hubiera pasado nada.

MÁS INFORMACIÓN

Gracias al microchip de Nena, su dueña fue localizada. El Refugio prosiguió a denunciarla por abandono, y el 26 de octubre de 2006 la denunciada se convirtió en la primera persona condenada por abandono cuyo caso se hace público y crea jurisprudencia menor

Nena es una de los 2.763 perros que fueron adoptados el primer semestre de este año. Según la Comunidad de Madrid, la adopción de mascotas batió un récord este semestre, con un incremento del 30% en adopciones de gatos y perros. Pero las cifras de abandono son altísimas: de enero a junio, ingresaron en centros de acogida de la Comunidad más de 8.000 perros y gatos abandonados, perdidos o en malas condiciones. De ellos se han adoptado ya 2.763 perros y 870 gatos.

Paunero dice que "hay muchas más adopciones, pero también hay más abandonos". En 2006, 14.000 perros y gatos fueron abandonados, y este primer semestre ya van más de 8.000, lo que significa que el total del año podría sobrepasar por mucho al del anterior. Su solución al problema no es el encontrar más adoptantes, pero en parar el abandono de por sí. El implemento del microchip identificador es un requerimiento desde 1990. Según Paunero, sólo el 15% de los animales que rescatan lo tiene.

Por esto es que para adoptar un perro hay un riguroso proceso de selección. Incluye una entrevista telefónica donde se busca que la persona tenga "la inquietud de quererlo como uno más de la familia". "Nena se ha adaptado estupendamente", dice Paunero, acordándose de aquella perrita quemada encontrada hace más de un año. La perra definitivamente se convirtió en una más de la familia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de agosto de 2007