Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el ruso que difundió el vídeo nazi

El estudiante confiesa que recibió las imágenes del supuesto crimen en su correo electrónico

Un estudiante universitario que asegura haber colgado en Internet el brutal vídeo que muestra el supuesto asesinato de dos hombres, un daguestaní y un tayiko, fue detenido ayer después de presentarse voluntariamente en la policía de Maikop, en el sur de Rusia, y explicar que había recibido las imágenes por correo electrónico. Contra él se ha abierto una causa penal por incitación al odio racial. La policía intenta determinar si el doble asesinato tuvo lugar o no.

"Los investigadores han requisado el disco duro del ordenador en la casa del estudiante y después de encontrar allí cuantiosa literatura extremista, se decidió detener al joven, para impedir que continuara practicando actividades ilegales", explicó Vasili Guk, portavoz de la fiscalía de Adiguea, pequeña autonomía en el sur de Rusia, cuya capital es Maikop.

El escalofriante vídeo muestra a dos jóvenes de rodillas, amordazados y atados de pies y manos en un bosque, frente a una bandera con la cruz gamada. Con un fondo musical de heavy metal, un hombre enmascarado decapita con un cuchillo de caza a una de las víctimas. Esta horrible escena dura un minuto y medio. El otro joven es asesinado de un tiro en la nuca y cae en una tumba recién cavada. Acto seguido, dos enmascarados hacen el saludo nazi.

Alexandr Beloúsov, fiscal en funciones de Maikop, manifestó que el estudiante detenido aseguró haber recibido el vídeo desde otra región de la Federación Rusa. El joven reconoció tener ideas nacional-socialistas y explicó que había colgado las imágenes en Internet para que todos pudieran verlas.

Los nazis rusos, mientras tanto, afirman que en la estructura de la Sociedad Nacional-Socialista no hay ninguna sección llamada Partido Nacional-Socialista de Rusia, organización que se atribuye la autoría del vídeo y de "las ejecuciones". "Al mismo tiempo, creemos bastante posible que alguno de los grupos autónomos nacional-socialistas haya asesinado realmente a esos dos representantes de las minorías étnicas. Esta es una reacción previsible al continuo aumento de la presión de las autoridades sobre el movimiento nacional-socialista", se dice en un comentario colgado en la página de los extremistas en Internet.

Tayikistán, a través de su Embajada en Moscú, ha pedido a las autoridades rusas que le den toda la información disponible sobre el vídeo, independientemente de que lo que muestran las imágenes haya ocurrido en la realidad o no. "Como en este incidente se cita a Tayikistán y a un ciudadano suyo, la Embajada exige que los servicios secretos y los órganos del orden público de Rusia presenten una información profesional y verídica sobre este hecho de suma crueldad", señaló el portavoz tayiko, Muhammad Egamzod.

Clima de odio

Para el representante tayiko, "las imágenes que muestran el salvaje asesinato de dos personas incitan al odio entre la gente, crean un clima de terror y de venganza, y también una situación conflictiva, todo lo cual daña seriamente las relaciones entre los pueblos". Mientras tanto, los defensores de derechos humanos también esperan que la policía realice una "rápida y eficaz investigación" para determinar quiénes son los responsables del vídeo.

La activista de derechos humanos Svetlana Gannushkina, de la organización Memorial, dijo ayer que, después de haber visto la cinta, creía que los asesinatos eran reales. "Es una absoluta pesadilla. Me he metido en el sitio de Internet al que hacen referencia en el vídeo y, desgraciadamente, hay muchos comentarios positivos", declaró a la agencia Reuters. "De hecho, esto no tiene nada que ver con la vida virtual. Esto es nuestra vida real. Hemos conocido casos similares reales". El vídeo saca a la palestra la violencia racista en Rusia, que generalmente se dirige contra los inmigrantes no eslavos de las antiguas repúblicas soviéticas. El presidente ruso, Vladímir Putin, ha condenado el racismo, pero según los activistas humanitarios la respuesta de las autoridades a los ataques raciales ha sido muy tibia.

Las perturbadoras imágenes han reavivado la discusión sobre la necesidad de ejercer un control sobre el contenido de Internet, pero el problema es que, como apuntan algunos comentaristas, si se legisla en este sentido, las autoridades rusas podrían aprovechar para prohibir toda actividad relacionada con la oposición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de agosto de 2007