Dinamarca se suma a la carrera por el Ártico

Copenhague envía una misión al Polo Norte

Agencias

Dinamarca no quiere quedarse atrás en la carrera por el control del océano Ártico, después de que Rusia y Canadá mostraran interés por los yacimientos de petróleo, gas y minerales que se esconden bajo el hielo. Científicos daneses inician hoy una misión en el Polo Norte para comprobar si la cordillera de Lomonósov está conectada al territorio danés de Groenlandia. La semana pasada, Rusia realizó una expedición similar para demostrar que esa cordillera es parte de su plataforma continental y obtener derechos para explotar la zona.

Más información

La misión, llamada LOMROG (siglas en inglés de Lomonósov más allá de Groenlandia) cuenta con el apoyo de un rompehielos sueco u otro ruso, y durante un mes se dará a la tarea de recolectar datos sobre el fondo marino, la gravedad e información sísmica, según informó ayer el Ministerio de Ciencia y Tecnología. Con esa información, Dinamarca pretende hacer un mapa de lo que se esconde debajo del casquete polar para, si recopila evidencias de que la cordillera de Lomonósov está unida a Groenlandia, reclamar derechos de explotación ante la ONU.

Científicos estadounidenses estiman que el Polo Norte guarda el 25% de las reservas mundiales de petróleo y gas. Con el constante adelgazamiento de la masa polar, que ha alcanzado ahora su mínimo espesor en la historia reciente, la explotación de las riquezas pueder ser más fácil.

"Las investigaciones hechas hasta ahora son muy prometedoras, dijo Helge Sander, ministro de Ciencia y Tecnología danés. "Hay evidencias de que Dinamarca podría tener parte del Polo Norte", agregó. Actualmente, el fondo del mar en el extremo Norte del planeta no pertenece a ningún país y es gobernado por acuerdos y leyes internacionales. "Nadie ha navegado jamás en esta área. Otros barcos sólo han pasado por las orillas del hielo", dijo el líder de la expedición, Christian Marcussen, y reconoció que el reto para los científicos será enfrentarse a la capa de hielo.

Además de las diferencias con Rusia, Dinamarca mantiene otro frente con Canadá por la isla Hans, un territorio de apenas 100 metros de ancho a la entrada del paso del Noroeste, una ruta comercial que une el Atlántico con el Pacífico y que sólo es navegable durante los meses cálidos. Esa pequeña isla es importante para ambos países como símbolo de control de la ruta en caso de que se abra de forma permanente por el calentamiento global.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 11 de agosto de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50