Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:FERNANDO PURAS | Ex portavoz del grupo socialista de Navarra | La reelección de Miguel Sanz

"Si Sanz cambia y cumple, no será por convicción, sino gracias a los socialistas"

Fernando Puras, navarro de 52 años, aparenta serenidad siete días después de haber presentado su dimisión, en la convicción de que el proyecto de los socialistas para Navarra tiene futuro. Mantiene el discurso tranquilo con el que intentó convencer a la sociedad navarra de que un gobierno presidido por él, de mayoría socialista, haría posible la convivencia en paz de todos los navarros. Reitera que Navarra es "plural y diversa" y bordea como puede el hecho real de que ha sido la dirección federal del PSOE la que ha impedido que él sea presidente en un gobierno con Nafarroa Bai e Izquierda Unida. Sugiere, como hace todo el PSN, que se debe "reflexionar" sobre las relaciones entre el partido en Navarra y el PSOE, duda de la capacidad del ya presidente foral, Miguel Sanz, de propiciar un proyecto de convivencia después de provocar "la fractura social". Y si lo consigue, no será "por convicción", sino "gracias a los socialistas". ¿Qué hará en el futuro este abogado? No lo sabe, pero dice que su compromiso con el socialismo y con Navarra "no tiene fecha de caducidad". Tampoco su lealtad a José Luis Rodríguez Zapatero.

"Navarra no acaba de ser comprendida en el resto de España; no es País Vasco, no es Castilla, es compleja, diversa, plural"

"El PSN, siendo como somos del PSOE, deberíamos tener algún margen de autonomía para tomar decisiones que afectan a Navarra"

"Por supuesto que haré campaña a favor de José Luis Rodríguez Zapatero, para que vuelva a ser presidente del Gobierno de España"

Pregunta. Parece que ustedes fueron más lejos de lo que quería la dirección federal del PSOE en sus negociaciones con Nafarroa Bai. ¿Hubo problemas de comunicación, de interlocución?

Respuesta. No creo que haya habido un problema de comunicación. Estábamos en un proceso muy complejo, y teníamos que encajar la solución que creíamos adecuada para el Partido Socialista de Navarra (PSN) en la perspectiva también del PSOE. Como PSN hemos pretendido ser catalizadores de un ansia de cambio, porque la mayoría de la sociedad deseaba el cambio. No ha sido posible ese encaje.

P. La dirección federal no ha aceptado el encaje que ustedes proponían a pesar de que Nafarroa Bai, en aras del acuerdo, había guardado sus pretensiones de identidad de Navarra.

R. Nosotros no somos nacionalistas. Entonces, para llegar a un acuerdo, el punto de encuentro debían ser las políticas sociales y los proyectos de izquierda. Y ahí puso el acento NaBai, porque sabía que otros planteamientos no eran asumibles para los socialistas.

P. Pero ha sido inútil, en Madrid no han tenido en cuenta la base del programa sobre la que llegaron al acuerdo en el que se excluye cualquier posibilidad de vincular a Navarra con el País Vasco.

R. Bueno, se ha valorado más una perspectiva más general, no sólo la realidad de Navarra. Más que el contenido de un documento sobre el proyecto de gobierno se ha valorado que quizá NaBai todavía tiene que recorrer más camino político.

P. Usted se muestra muy comprensivo con la dirección federal, pero en su despedida alertó sobre la posibilidad de que la frustración del socialismo navarro pudiera llevar a la creación de otro partido de la misma órbita ideológica.

R. No, no creo en absoluto que haya riesgo de escisión. Pero sí se ha puesto de manifiesto que el poco peso cuantitativo de Navarra en el conjunto de España es bastante más grande en el terreno cualitativo. Navarra tiene un valor simbólico muy importante porque está afectada por diversos fenómenos. Por un lado, el terrorismo. También las pretensiones de los nacionalistas democráticos. Esos elementos hacen que debería producirse un ajuste, porque si Navarra es muy relevante en el ámbito nacional, el PSOE debería examinar y reconocer esa singularidad. Ya lo hacen otras fuerzas políticas que toman sus decisiones con total independencia. El PP no existe en Navarra, es UPN.

P. ¿Quiere usted decir que el PSN debería tener un margen de maniobra superior al que tiene con respecto al PSOE?

R. Sí, pero teniendo claro que el PSN forma parte del PSOE, somos del PSOE, pero sí deberíamos tener algún grado mayor de autonomía para adoptar determinadas decisiones que afectan a la comunidad. Navarra debería tener más peso, y también el PSN. Pero no me pregunte por la fórmula de ese mejor encaje entre el PSN y el PSOE, no la tengo. Hay que abrir esa reflexión.

P. Si pudiera volver a empezar, ¿cómo llevaría este proceso?

R. Ya no se puede dar marcha atrás, pero sí me hubiera gustado una menor presión mediática. Y también que Navarra hubiera sido mejor conocida, porque no acaba de ser comprendida en el resto de España. Navarra no es el País Vasco, tampoco es Castilla, es Navarra, compleja, diversa, plural. No se ha comprendido qué es.

P. De usted y de su proyecto decía Miguel Sanz que son radicales y filonacionalistas.

R. Sí se lanzaron estereotipos ajenos a mí. También se dijo que yo era un mandado de Ferraz (sede federal del PSOE) y que no iba a llegar ni a la campaña electoral. Y que soy ambicioso. Eso sí, no soy nacionalista ni antinacionalista, tengo ambición por la Navarra de la convivencia y la integración.

P. El presidente Miguel Sanz dice que ése es su proyecto.

R. Ése es el reto que tiene, viniendo como viene de un proyecto basado en el enfrentamiento identitario y siendo muy responsable de la fractura social. Si Sanz cambia, y cumple, no será por convicción, sino gracias a mi partido, al PSN, que le llevará a ese terreno.

P. ¿Hará campaña a favor de José Luis Rodríguez Zapatero para las elecciones de marzo?

R. Por supuesto que sí. Haré campaña por él, para que vuelva a ser presidente del Gobierno de España

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de agosto de 2007