Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La investidura de Miguel Sanz

Dimite la dirección de las juventudes del PSN

La negativa de la ejecutiva federal del PSOE a autorizar a los socialistas navarros a formar un Gobierno "de cambio" en Navarra no deja de abrir heridas en el PSN. Ayer dimitió en bloque la dirección de la rama juvenil del partido, formada por 10 personas. La decisión se tomó en una reunión celebrada horas después de que el líder de la derecha, Miguel Sanz, pronunciara su discurso de investidura en el Parlamento foral. La secretaria general, Irene Lapuerta, presentó su renuncia al no estar de acuerdo con la orden de la ejecutiva federal de prohibir el pacto para formar un gobierno de izquierdas en Navarra que desbancara a UPN. El resto de la ejecutiva se sumó en bloque.

El candidato de UPN no nombró directamente a ETA en su discurso ni aludió a la supuesta "venta de Navarra"

Sanz modera su discurso, pero avisa a los socialistas de que convocará elecciones si la situación se vuelve ingobernable

La orden de la dirección federal de apoyar a UPN desencadena la rebelión de la ejecutiva de los jóvenes socialistas

Los dimisionarios comunicaron su plante al secretario general del PSN, Carlos Chivite. Después de escucharles, Chivite les dijo que "en el marco de la autonomía que habitualmente reclaman" debían dirigirse y "pedir explicaciones" a su representante federal, "ya que la decisión es federal". Con ello les remitía al líder de las Juventudes Socialistas de España, Sergio Gutiérrez.

"La decisión me parece inoportuna en el tiempo, improcedente en el contenido e inadecuada en la forma", les dijo Chivite. "Lo lamento mucho por el partido y por el proyecto socialista para Navarra, pero lamento más que no hayan esperado ni siquiera a escuchar la intervención de nuestro compañero en el Parlamento", afirmó el secretario general a este periódico.

"Nunca me apoyaron"

Chivite informó de inmediato a José Blanco, secretario de Organización del PSOE. Ahora, la cúpula de los jóvenes en Madrid deberá nombrar una gestora. Chivite sitúa las dimisiones "como parte de la estrategia del sector crítico, que piensa más en clave de poder en el partido que de proyecto político para la sociedad", en referencia al sector disidente que le discute desde que fue elegido hace tres años. "Los representantes de las Juventudes del PSN nunca han apoyado las decisiones de la ejecutiva regional", aseguró.

La rebelión llegaba después de que Sanz pronunciara un discurso de mano tendida al PSN, en el que desterró por completo el tono hostil que le caracterizó en la legislatura anterior. De "un Gobierno firme" frente a los "delirios nacionalistas" a otro "dialogante y respetuoso con todos". Y en la cúspide de ambos, Miguel Sanz, que en los últimos cuatro años ha visto volar su mayoría absoluta y ha contemplado cómo aquellos nacionalistas contra los que se conjuró públicamente en 2003 son ahora la segunda fuerza de Navarra. El candidato de UPN a la presidencia esta vez ni siquiera nombró directamente a ETA ni aludió al fallido proceso de paz ni a la "venta de Navarra", sino que buscó la complicidad de los socialistas haciendo suyas varias de sus propuestas. Aunque también les hizo una advertencia: si la situación se hace ingobernable, convocará elecciones. El PSN espera que no se llegue a ese grado de crispación.

Hace cuatro años, cuando contaba con el apoyo de la mayoría absoluta de la Cámara, Sanz anunciaba un "Gobierno fuerte" que reforzara las señas de identidad de Navarra en la España constitucional "frente a los totalitarismos secesionistas". Ayer, sin apoyos suficientes en la Cámara, el líder de UPN dejó de lado la firmeza para ofrecer a los parlamentarios forales "un Ejecutivo dialogante y respetuoso con todos (...) que se ejercerá desde la tolerancia para saber vivir con las diferencias pero sin dejarse avasallar por ellas". Tras varios días en los que negó su responsabilidad en el clima de crispación que vivió la comunidad durante la pasada legislatura, el candidato reconoció que la relación con los socialistas "se ha vuelto neutra y violenta al mismo tiempo", y declaró su intención de que "el grito de confrontación que ha anidado en el sentimiento de los navarros" dé paso del "no contra todo" a un "por un proyecto de esperanza".

Y no pronunció la palabra ETA. Sólo se refirió a la banda al expresar su deseo de ver "una Navarra en paz". "Sueño con una Navarra sin nubarrones en su horizonte institucional, libre de violencia y del chantaje terrorista, solidaria y próspera, universal y abierta al mundo, donde se puedan decir las cosas sin arriesgarse a ser estigmatizado" y donde no haya que llevar escoltas, afirmó.

Sanz prevé que los votos para sacar adelante las iniciativas de su Gobierno provendrán casi siempre de los socialistas, con los que, aseguró, ha acordado "garantizar a priori la gobernabilidad y la estabilidad institucional de Navarra". Para lograr su apoyo, acogió como propias siete de las 12 propuestas que el pasado miércoles enumeró el secretario general del PSN, Carlos Chivite. Entre ellas, la puesta en marcha de secciones bilingües en francés, vascuence y alemán en los colegios. Después, mirando a la bancada socialista, apeló a la "lealtad institucional". "Si la Cámara me otorga su confianza, no toda esa responsabilidad recaerá en mi persona, pero sí la de otorgar la palabra a los ciudadanos si la situación se hace ingobernable", advirtió. Su discurso dejó insatisfechos a los socialistas, que reprochan al candidato su posición "frentista y excluyente" de leer la composición de la Cámara en términos de "constitucionalistas contra nacionalistas", porque, recuerdan, "hemos estado a punto de llegar a un acuerdo con NaBai".

El PSN le concede un año para que ponga en marcha los compromisos que adquirió ayer.

PROPUESTAS SOCIALISTAS EN EL PROGRAMA DE MIGUEL SANZ

1. Reducir las listas de espera (aunque no se compromete a contratar más personal sanitario como le pedía el PSN)

2. Implantar un plan de modernización de la escuela pública en el que se contemple la generalización de los ordenadores

3. Creación de centros bilingües de inglés en la escuela pública y secciones bilingües de francés, alemán y euskera

4. Ampliación de plazas de guardería financiadas con fondos públicos (aunque no dio una cifra)

5. Mayor porcentaje de gasto público para los ayuntamientos (aunque se negó a crear un fondo especial como pedía el PSN).

6. Acuerdo con Fomento para determinar el trazado, calendario y financiación del corredor de alta velocidad.

7. Construcción de 839 viviendas de alquiler para jóvenes. Los socialistas exigían 1.000.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de agosto de 2007

Más información