Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:AIRE LIBRE

Un minibús desde San Sebastián a París

El Ze bus permite viajar a la carta por la costa atlántica francesa

Una manera divertida, cómoda y económica de conocer toda la costa atlántica francesa, desde Normandía hasta San Sebastián pasando por Bretaña, La Rochelle, Burdeos, los castillos del Loira o París. Es lo que ofrecen entre mayo y octubre los Ze bus, dos microbuses que cubren simultáneamente los casi 3.000 kilómetros de recorrido en siete días.

La idea consiste en desplazarse de manera flexible y económica por Francia, pudiendo bajar y subir del bus en cualquiera de los puntos de parada del trayecto. Si uno se apea en alguno de los pueblos o ciudades en los que no se pernocta, tiene unos cuatro días para visitar la zona hasta que pase el próximo Ze bus.

Nadèje Alloatti, promotora de esta organización creada hace dos años, ha copiado la idea de Australia y Nueva Zelanda, donde este modo de viajar es muy habitual. El nombre Ze bus lo ha adquirido del inglés The bus, ya que "es así como fonéticamente lo pronuncian casi todos los franceses".

El itinerario completo por el sur y noroeste francés cuesta 299 euros y se realiza en siete etapas (siempre durante el día), pernoctando en albergues de París, Cherbourg, Quiberon, La Rochelle y Biarritz. Siempre que no haya imprevistos, Ze bus parte de San Sebastián lunes y jueves.

Aunque el recorrido puede hacerse en una semana, es aconsejable tomarse más tiempo, hasta un máximo de tres semanas. Así ha hecho Zoe Oka, neoyorquina de 52 años que ha elegido Ze bus para conocer Francia. Ha encontrado unos extraordinarios compañeros de viaje. "Es como una pequeña familia en la que nunca falta el sentido del humor", asegura.

Brice Bougnole, parisiense de 25 años, ha disfrutado conociendo su país sin gastar mucho dinero. Se le dibuja una sonrisa cuando habla de Quiberon, una ciudad costera del sur de Bretaña en donde siempre flota el olor marino a algas. Algo parecido cuenta Kate Waldegrave, australiana que ha pasado una semana en Quiberon disfrutando de los dulces y quesos típicos. Muy cerca de allí está Carnac, con su conjunto de dólmenes y casi 3.000 menhires de hasta 4.500 años de antigüedad. Ze bus prosigue su camino hacia la región de La Vendée, para realizar un alto en Guérande, famosa por sus salinas y un encanto medieval que inspiró a Zola o Balzac.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de julio de 2007