Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Barcelona a oscuras

Urgencias bajo mínimos y enfermos sin luz

A las urgencias de los hospitales Clínico, Sant Pau, L'Esperança, Sagrat Cor, Sant Joan de Déu y Cruz Roja de L'Hospitalet dejaron ayer de llegar ambulancias. Aunque los servicios mínimos estaban garantizados por generadores, para evitar colapsos un comité de crisis creado por el Departamento de Salud decidió derivar las urgencias hospitalarias del día a otros centros no afectados.

En el hospital Clínico de Barcelona se cancelaron todas las pruebas diagnósticas. "Las intervenciones que ya habían empezado a la hora del apagón se han acabado; sólo se harán nuevas intervenciones si son urgentes", explicó ayer Josep Maria Piqué, director médico del Clínico, mientras desfilaban hacia la calle pacientes que se marchaban del centro sin poder visitarse. Es el caso de Víctor Manso, de 76 años, que venía a hacerse unas pruebas de pulmón y tendrá que volver hoy a pedir hora. A Guillermina, de 48 años, tampoco le hicieron una radiografía de la boca, aunque ya sabe que se la harán en agosto. Los visitantes de los enfermos ingresados tuvieron que subir a pie las escaleras, ya que como medida de ahorro el hospital restringió el uso de los ascensores.

A las dos de la tarde, la luz volvió al Clínico. En Sant Joan de Déu el apagón duró tan sólo una hora y media. Sin embargo, por la tarde todavía no había vuelto el suministro a los hospitales Sant Pau, Sagrat Cor, L'Esperança ni Cruz Roja.

En Sant Pau, los pacientes permanecieron a oscuras en sus habitaciones para ahorrar. La compañía FECSA decidió distribuir generadores para que, al menos, pudieran cenar con luz.

Por su parte, el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, aplazó la intervención de menisco a la que tenía que someterse ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de julio de 2007