Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Automovilismo | Gran Premio de Europa

"Alonso no ha sabido ganar"

Massa se indigna al ser recriminado por el español, convencido de que al adelantar fue embestido adrede por el Ferrari

La carrera había finalizado pero la polémica no hacía más que empezar. Fernando Alonso y Felipe Massa, primero y segundo en Nürburgring, se enzarzaron en una dura discusión que acabó con una disculpa del español durante la conferencia de prensa. Tras bajarse del coche, el asturiano se dirigió a la parte delantera izquierda y mostró a las cámaras de televisión que le estaban siguiendo los signos ineludibles de que Massa había colisionado con él. "Eso no se hace", comentó mientras con el dedo iba haciendo signos de negación. El incidente se había producido a cinco vueltas para el final de la carrera, cuando bajo la lluvia Alonso había realizado un adelantamiento espectacular a Massa que, lejos de rendirse, le aguantó dos curvas y acabó tocándole cuando la maniobra había prácticamente acabado. Aquello decidió la carrera.

"Me ganas y encima me dices que lo he hecho a propósito. ¡Vete a cagar!", le dijo Massa

Entonces, Massa no le escuchó. Pero cuando los dos coincidieron en la sala de espera antes de salir al podio, el español se lo repitió. Cuando Massa le felicitó, Alonso le indicó su desacuerdo con lo que había hecho en la pista, asegurando que lo había hecho adrede. La reacción de Massa fue brutal: "Me ganas y encima me dices que lo he hecho a propósito. ¡Vete a cagar!". La discusión no acabó ahí. Los dos siguieron dedicándose improperios hasta que salieron a recoger sus trofeos. Después, Alonso pidió disculpas. "Nos tocamos dos veces y estaba enfadado al final de la carrera. Pido disculpas por lo que le dije porque estaba estresado. Entiendo que eso ocurre en las carreras. Lo que toca ahora es disfrutar la victoria y olvidarlo todo".

Pero no fue así. Había demasiadas cosas acumuladas para olvidarlo todo. Alonso y Massa tienen un historial de despropósitos que se inició el año pasado en Monza, cuando Alonso fue castigado por la FIA con dos segundos de penalización por haber molestado al brasileño en su vuelta rápida de la cronometrada, tras una denuncia por parte de Ferrari. Aquello fue tan increíble que obligó a la FIA a modificar las normas, porque nadie podía creerse que las turbulencias de Alonso perjudicaran al brasileño, que nunca estuvo más cerca de 100 metros. Pero ahí no acabó todo. Este mismo año, en Barcelona, los dos se las tuvieron en la sala de conferencias, después de que Alonso se saliera de la pista cerrado por Massa al intentar adelantarle en la salida.

"Es evidente que en algunas cosas no coincidimos", prosiguió Alonso minutos más tarde. "En Magny Cours mantuve una fuerte lucha con Heidfeld y con Fisichella y no tuve problemas con ninguno. Creo que en esta pugna que hoy hemos mantenido no había necesidad de acabar con el coche roto cuando ya estábamos rueda con rueda y no había posibilidad de evitar el adelantamiento. Pero éste es mi punto de vista. Él tiene otro, está claro".

Massa volvió a replicarle después. "Es un gran piloto, fantástico. Pero lo que dice le hace perder toda su calidad", explicó a los periodistas brasileños. "Él debe saber que estas cosas ocurren en las carreras. Y no se hacen queriendo. Estaba molesto conmigo, pero es su problema. Creo que al ver mi reacción comprendió que lo que estaba diciendo no era cierto. Hay que aprender a ganar y a perder y él no supo ganar. Pero seguro que aprendió la lección".

Puede que en Hungría, dentro de dos semanas, se viva otro capítulo. Para entonces, Alonso estará ya a sólo dos puntos del líder, Hamilton, y esperando que McLaren le dé un coche capaz de ganar también en seco a los dos Ferrari. La polémica con McLaren no fue la única situación que llamó la atención al concluir la carrera. La frialdad entre Alonso y el patrón de su escudería, Ron Dennis, también resultó chocante. Dennis se apostó en la zona donde los tres primeros clasificados descienden de sus bólidos, aplaudiendo a su piloto. Pero Alonso lo saludó de manera muy fría. Hamilton, mientras, quedó fuera de esa zona por primera vez esta temporada. En las ocho carreras disputadas anteriormente había estado en el podio, todo un récord para un debutante en la fórmula 1.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de julio de 2007