Reportaje:

Cajas chinas

El significado del título puesto a esta exposición por Menene Gras, su comisaria, La invención del presente, se comprende cuando se le contrasta con Foam, la extraordinaria serie de 16 fotografías de Zhang Huan incluidas en la misma. Las fotos documentan una performance realizada por este joven artista chino durante la cual él -con el rostro cubierto de espuma de jabón y la cabeza rapada- se mete en la boca fotografías en blanco y negro quizás entresacadas del álbum familiar, donde las imágenes de su infancia y adolescencia se mezclaban con las de sus parientes y allegados. El gesto -"ciertamente antropófago"- evoca el de Gordon Matta Clark quien, en una galería neoyorquina, frió en una sartén y delante de los asistentes las fotos polaroid que previamente había tomado en una cena de amigos en su casa. Después envió por correo los restos a cada uno de ellos. El presente devora al pasado al que había reducido a unas fotos anticuadas en blanco y negro y él mismo queda reducido a cenizas, en la performance más radical de Matta Clark, o a unos cibachrome deslumbrantes en la de Huan. En esto consiste, vienen a decirnos los artistas, la "invención del presente".

Esta actitud de devorar el pasado es la misma de quienes promueven en China un crecimiento económico vertiginoso

Esta actitud de devorar sin contemplaciones el pasado es la misma de quienes promueven ahora en China un crecimiento económico vertiginoso que está destruyendo el tejido tradicional de las grandes ciudades, reemplazándolo por un desafiante urbanismo futurista, capaz de hacer brotar de repente rascacielos en un campo de campesinos olvidados. Como las fotografías, viradas al sepia, de un viejo álbum familiar.

Otra de las actitudes que los artistas chinos contemporáneos mantienen ante el pasado es la de Liu Zheng, quien expone grandes fotografías de escenas del repertorio tradicional de la Ópera de Pekín. Sólo que en dichas escenas las actrices posan con la desnudez de sus sexos enmarcada y subrayada por los trajes fantasiosos puestos para interpretar a sus respectivos personajes. E incluso hay una escena en la que una pareja de actores hace el amor, o finge hacerlo. Estas fotos ponen en evidencia, sin embargo, la ambigüedad de Zheng ante la ópera y, por lo tanto, ante el pasado que representa. Porque viéndolos no hay forma de decidir si lo que él pretende es provocar, trasgrediendo con los desnudos el código moral impuesto por la Corte a la Ópera de Pekín desde el siglo XVIII, cuando el actor Wei Changsheng fue apartado para siempre de la escena, acusado precisamente de "obscenidad". O si lo que pretende es sugerir una forma impactante de rehabilitar una tradición operística que la propia Academia China del Arte considera hoy en peligro de extinción. ¿Está Zheng solicitando con sus desnudos la comparecencia de un Calixto Bieito chino capaz de renovar la ópera a golpes de provocación?

An Hong se toma, en cambio, el

asunto como un problema personal. Como un "quítate tu pa' ponerme yo", como un "la tradición soy yo", que ha dado como resultado una espléndida secuencia de imágenes manipuladas por Photoshop, en todas las cuales él aparece protagonizando el papel de Buda, enmarcado en una escenografía saqueada de la iconografía budista tradicional. Y Yang Huan a también una vuelta de tuerca a la preocupación por el pasado que asedia esta exposición mediante los retratos de un modelo masculino con el torso desnudo, sobre el cual se han pintado paisajes con arreglo a los estilemas y las normas pictóricas del Imperio. Con una intención semejante actúa Wang Quinsong, quien expone una única pieza de gran formato que encaja el motivo de Stephen Tunnick de las multitudes de hombres y mujeres desnudas, en una escenografía tradicional. Cierra el ciclo Yan Fudong, con sus fotos en plano corto de grupos de mujeres en poses íntimas, ambiguas, cómplices. Lánguidas ninfas de un ensueño prerrafaelista.

La invención del presente. Representaciones de la vida cotidiana en la fotografía contemporánea china. Casa Asia. Palacio de Miraflores. Carrera de San Jerónimo, 15. Madrid. Hasta el 30 de septiembre.

'Diao Chang' (2003), obra del fotógrafo Liu Zheng.
'Diao Chang' (2003), obra del fotógrafo Liu Zheng.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS