Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El drama de la inmigración irregular

Cuatro destapa los abusos en el tajo a inmigrantes irregulares

Jaime Aguilar trabajaba como soldador en una subcontrata. Una chispa de su soplete incendió un bote de pintura y le convirtió en una antorcha humana. Pese a que el 85% de su cuerpo quedó abrasado, no ha recibido ni un euro de indemnización, tampoco una sola visita de su jefe. Jaime no tiene fácil conseguir una compensación porque trabajaba sin contrato ni papeles.

Los sindicatos calculan que en España un ejército de 100.000 extranjeros indocumentados desempeña los trabajos más duros y peor pagados. Anuncios colgados en bares y locutorios revelan el gran negocio: "¡Gran ocasión: empleo sin papeles en la construcción!" Muchas empresas

prefieren contratar clandestinos porque los espectros legales no tienen derechos. Simón, boliviano, lo aprendió el día en que reclamó a su empleador los 2.600 euros de su salario. "Si me denuncias te pueden deportar", fue la respuesta.

La cadena Cuatro emite esta noche a las 23.50 Sin papeles: explotado, estafado, abrasado, muerto, reportaje que retrata los abusos que sufren los inmigrantes indocumentados. Víctimas y explotadores explican a la cámara las condiciones de vida de los esclavos del siglo XXI, y destapan las técnicas más efectivas para burlar las inspecciones o comprar documentación falsa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de julio de 2007