Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Peregrinaje literario a través del mar

Una nueva ruta marítima del Camino de Santiago partirá en agosto desde Valencia en un buque ruso. Entre los tripulantes,15 escritores que relatarán su experiencia en un libro

Cuenta la leyenda que los restos del Apóstol Santiago viajaron en una barca desde Jerusalén, sin remos ni piloto, hasta que finalmente la embarcación recaló en Galicia. Para rememorar este traslado del cuerpo del santo a través del mar, la Consellería de Innovación e Industria y el Xacobeo organizan la Traslatio Literaria e Xacobea, una nueva ruta marítimo-literaria de peregrinación, que partirá el 4 de agosto desde la ciudad valenciana en una travesía que durará 12 días. "Queríamos revivir este mito", explicó en la presentación Ángeles Fernandez, representante de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago en Valencia, creadora de la idea.

En la iniciativa participarán una treintena de peregrinos acompañados por un total de 15 escritores, entre los que se encuentran Rosa Regás, Gustavo Martín Garzo, Juan Manuel de Prada, Marta Rivera de la Cruz o Espido Freire. Se irán turnando para viajar en grupos, realizando paradas en los puertos de Cartagena, Málaga, Cádiz, Lisboa y Vilagarcía de Arousa.

Viajarán en el buque ruso 'Mir', uno de los barcos a vela más grandes del mundo

Una vez allí, los peregrinos cambiarán de embarcación, se subirán a un catamarán y recorrerán el río Ulla hasta llegar a Padrón. El último tramo se realizará a pie hasta llegar a la catedral de Santiago. La experiencia que los escritores vivan en esta ruta quedará reflejada en la publicación de un libro, editado en gallego y castellano, que contendrá un relato de cada uno de ellos. El viaje también será objeto de un documental que recogerá la vida en el barco durante esos días. Las fotografías e imágenes para el libro y el documento audiovisual se tomarán desde un helicóptero, que acompañará a los viajeros.

"Ya que se va por tierra, nos parecía sugerente recuperar la segunda forma de acceder a Compostela en la Edad Media, que era por barco", señaló Rubén Lois, director general de Turismo. Según indicó, otro objetivo de la iniciativa es "oficializar las rutas marítimas".

Barco ruso

Los tripulantes viajarán en el buque escuela ruso Mir (que en ruso significa paz), de 108 metros de eslora, construido hace ahora 20 años como barco de entrenamiento del ejército soviético. "Se podía haber buscado un trasatlántico con todas las comodidades, pero se optó por un barco clásico que acentuase ese carácter de peregrinación", explicó el escritor Emilio Ruiz. El Mir es, según la organización, uno de los barcos de vela más grandes del mundo.

Ángeles Fernández reconoció que, fundamentalmente, la ruta se basa en un "mito", aunque añadió que "no es algo que pueda ser criticado" porque "el hombre vive de mitos". El presupuesto que destina la consellería a este proyecto son 450.000 euros. Parte del dinero servirá para organizar dos exposiciones: una de ellas itinerante, gestionada por el Xacobeo, y otra sobre la Traslatio, en Valencia y Santiago.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de julio de 2007