Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:LUIS PINEDA | Presidente de Ausbanc | Polémica en la defensa de los consumidores

"Desde niño no me he bajado de un Mercedes"

Luis Pineda es un personaje atípico. Editor de seis publicaciones (Ausbanc, Justicia y Derecho, Mercado de Dinero, Dinero y Salud, Alcuza, Guía de la vida buena), ha sido tertuliano habitual en Onda Cero y personaje habitual en los platós de diferentes televisiones. Tras 23 años de trabajo ha organizado la mayor asociación de usuarios de servicios bancarios de España. Todo lo ha montado con sólo tres socios, uno de los cuales es su mujer, María Teresa Cuadrado, que llegó a ser directora de Consumo de la Comunidad de Madrid con el PP. Los otros dos son Alfonso Solé, tesorero, y María Manuela Mateos, responsable de la asesoría jurídica.

Ausbanc tiene 17 oficinas en España y otras seis en Reino Unido, Estados Unidos (Miami), Perú, Venezuela, México y Colombia. El negocio de defender a los usuarios ha proporcionado a sus empresas ingresos de unos 15 millones en 2006 y unos beneficios de 615.000 euros (buena parte de ellos reinvertidos) en 2005. El año pasado declaró pérdidas por 520.000 euros. A Pineda le han acusado de haber reunido una gran fortuna personal, ante lo que hace gala de provenir de alta cuna.

MÁS INFORMACIÓN

Pregunta. Quienes le critican dicen que usted se ha enriquecido con Ausbanc, que tiene una gran fortuna...

Respuesta. Pues sí, no me avergüenzo de tener dinero. Es verdad que no me ha bajado de un Mercedes desde niño, pero porque mi padre trabajó mucho. He ido a colegios privados, universidades privadas y conozco todo el mundo. He estado en todas partes y estoy orgulloso de ello.

P. ¿Desde el principio contó con ese dinero para organizar Ausbanc?

R. No. La verdad es que los primeros 12 años estuve sin cobrar de la asociación porque la situación no era buena. Ni siquiera desembolsé las 100.000 pesetas iniciales como capital.

P. Entonces, ¿de qué vivía?

R. Pues de ser abogado y ganar pleitos importantes, lo que me ha permitido vivir bien.

P. ¿Es cierto que usted cuenta con un gran sueldo en Ausbanc?

R. Todo lo que gano lo declaro a Hacienda. Lo puede ver ahí...

P. No, no lo puedo conocer.

R. Pues sí es una buena remuneración porque me dedico en cuerpo y alma a Ausbanc. Aquí trabajan 200 personas y otros 60 que son colaboradores.

P. En 1980 usted fue condenado por asalto a mano armada en el piso de una anciana en Madrid...

R. La respuesta a esa cuestión es que yo no tengo antecedentes penales. Es la demostración de que algunos quieren acabar con mi reputación. Es algo que ya no existe para el derecho. Además era menor de edad. Todos tenemos derecho a rectificar, pero como existe la informática, vuelve a aparecer. Yo ya he pagado.

P. ¿Cómo es que su mujer pasó de Ausbanc a la dirección general de Consumo de la Comunidad de Madrid?

R. Porque es una abogada brillantísima, mucho más que yo. Trabajó con Luis Blázquez, cuando era consejero de Economía, pero este es un asunto personal... Entre sus éxitos en la asociación está haber declarado nula la cláusula de redondeo, siempre al alza.

P. ¿Por qué Ausbanc tiene otras empresas como agencias de viajes y organizadoras de eventos?

R. Es la cara amable. Como viajamos mucho en Ausbanc, pensamos que podíamos ofrecer este servicio a los asociados.

P. Ausbanc Consumo y Ausbanc Empresas han entrado en pérdidas en 2006.

R. Es por los gastos de lanzamiento del periódico Mercado de Dinero en Londres y en Miami. También por la subida de sueldos. Si no pago más a mis abogados y periodistas, se los llevan.

P. ¿Por qué tiene tan mala relación con otras asociaciones de consumidores, como Adicae y la OCU?

R. Creo que no lo hacen bien. No han estado en los últimos escándalos, como los del aeropuerto del Prat de Barcelona; en Forum-Afinsa tampoco... Están en otras cosas, pero no se centran en los abusos radicales y masivos de grandes compañías, que son nuestros objetivos.

P. ¿Van a entrar en nuevos sectores en el futuro?

R. Nos interesa la telefonía, los transportes, la energía, pero no sin revistas especializadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de julio de 2007