Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La niña que tiene aversión a su padre se escapa dos horas de la custodia familiar

La niña de ocho años de Manresa (Bages) que según una sentencia sufre síndrome de alienación parental (se inclina por uno de sus progenitores -en este caso la madre- y sufre aversión por el otro) y que se encuentra bajo la custodia de su padre, se escapó el pasado día 6 más de dos horas de la custodia de su tía paterna mientras realizaba unas compras en Sant Celoni (Vallès Oriental), según de la familia materna.

Un juzgado de Manresa ha retirado a la madre de la menor la custodia de su hija por haberle inculcado aversión hacia el padre, e impide a la niña comunicarse con la madre y con la familia materna durante medio año.

Según fuentes de la familia materna, el pasado viernes la niña estuvo dos horas y media perdida hasta que llamó a su madre desde una inmobiliaria de Sant Celoni, después de que se escapara cuando paseaba y miraba escaparates con su tía paterna.

La niña echó a correr y, después de deambular durante dos horas y media, entró llorando y muy alterada en una inmobiliaria de Sant Celoni, donde pidió a los empleados que llamaran a su madre.

La tía de Judit buscó a la niña por la zona y al no encontrarla avisó a los Mossos d'Esquadra, que la localizaron dos horas después en el Hospital de Manresa, donde la madre de la menor la había llevado siguiendo las instrucciones de su abogado.

Posteriormente, la niña fue entregada de nuevo a los familiares paternos, en cumplimiento de la sentencia del Juzgado de Manresa. Leopold Corbella, abogado de Jesús D., padre de la niña, lamentó ayer los hechos y habló de "incumplimiento de la sentencia" por parte de la madre. Según el letrado, para la niña se trata de otro episodio de "sentimientos y de lloros, una situación no querida, ni feliz".

El abogado cree que un episodio de estas características no volverá a pasar, pero han solicitado al juzgado que si vuelve a ocurrir adviertan a la madre de que "no puede ir a buscar a la niña, que debe abstenerse, ya que la custodia es ahora de su padre".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de julio de 2007