Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Edward Yang, cineasta

Premiado en Cannes en 2000 como mejor director, centró su vida cinematográfica en el Taiwan contemporáneo

El cineasta Edward Yang, que en 2000 obtuvo el premio al mejor director en el Festival de Cine de Cannes y era conocido por sus retratos realistas del Taiwan contemporáneo, falleció el pasado sábado 30 de junio, a los 59 años, en Beverly Hills (Estados Unidos), por complicaciones derivadas del cáncer de colon. Había nacido en Shanghai (China) el 6 de noviembre de 1947.

A Edward Yang le diagnosticaron la fatal enfermedad en julio de 2000, poco después de recibir el galardón de mejor director en Cannes.

Se trasladó a vivir al sur de California en 2005 para recibir tratamiento médico adicional después de que el cáncer se le extendiera al hígado y a un pulmón. En los últimos meses dibujaba a diario para una nueva película de animación, Fifi.

Yang, una persona de múltiples talentos, llegó al cine de manera indirecta. Estudió ingeniería, que en Taiwan se considera una carrera prestigiosa, y se trasladó a Estados Unidos en la década de 1970. Cursó un master en ingeniería en la Universidad de Florida y estudió brevemente en la escuela de cinematografía de la Universidad de California antes de dejarlo y reunirse con sus padres en la ciudad de Seattle, donde empezó a trabajar como ingeniero informático.

En una entrevista con Robert Sklar publicada en la revista Cineaste hace unos años, declaraba que había recuperado el interés por el cine después de asistir por casualidad a una proyección de Aguirre o la cólera de Dios, de Werner Herzog. Confesó a Sklar que, dos horas después, salía convertido en una persona diferente. "Me devolvió la confianza en que podía dedicarme al cine. Ésa era mi idea de cómo debía ser una película. Ese tipo de tomas no te las enseñan en las escuelas de cinematografía".

Tres años después abandonaba su trabajo en Seattle cuando le ofrecieron la posibilidad de escribir una película para un amigo de Taiwan. Se convirtió en la principal figura de la nueva oleada de cineastas taiwaneses. Yang prefería las películas ambientadas en la capital del país, Taipei. Entre sus obras se encuentran Aquel día, en la playa (1985), El terrorista (1986), Un día de verano (1991), Una confusión confuciana (1994), Mahjong (1996) y Yi yi (2000).

Yi yi es la película de Yang que más éxito obtuvo entre la crítica. Además del premio al mejor director en el Festival de Cine de Cannes de 2000, recibió diversos premios del Círculo de Críticos Cinematográficos de Nueva York y de la Asociación de Críticos Cinematográficos de Los Ángeles a la mejor película en lengua extranjera. La Sociedad Nacional de Críticos de Cine de Estados Unidos la declaraba mejor película del año 2000.

En una reseña sobre Yi yi, el crítico cinematográfico de Los Angeles Times Kenneth Turan escribía que, "ante todo, la película trata de los enigmas del romance, la maravilla y la perplejidad de la atracción mutua, de dónde surge y adónde va". Era la primera de las obras de Yang con una distribución significativa en Estados Unidos y Turan señalaba que la película tenía "el don de contemplar la vida en todos sus aspectos, el dolor oculto en la felicidad, así como el humor inherente a la tristeza".

Edward Yang deja a su mujer, la concertista de piano Kaili Peng, y un hijo de seis años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de julio de 2007