Reportaje:Fórmula 1 | Gran Premio de Gran Bretaña

Una moneda al aire

Hamilton logra la 'pole' al decidir la suerte que llevara menos gasolina que Alonso, tercero

Puede que una moneda haya decidido ya el ganador del Gran Premio de Gran Bretaña de fórmula 1. O puede que no. Sin embargo, Lewis Hamilton dio una vuelta más en la tercera tanda de la cronometrada, la mejor de las suyas, con menos gasolina que Fernando Alonso porque el equipo McLaren-Mercedes lanzó una moneda al aire para decidir y ganó el británico. Tuvo suerte porque eso le permitió hacerse con la pole position en el último y ya casi desesperado intento. Y hasta ahora se ha demostrado que la ventaja de salir el primero suele ser determinante. Las dos carreras en las que Hamilton se anotó el primer puesto en la parrilla, las de Canadá y Estados Unidos, las ganó. Y en seis de las ocho que se llevan disputadas se ha impuesto quien logró el mejor tiempo el sábado.

"Es difícil restar puntos a un clon", advierte el español, que lo fía todo a la estrategia
Más información
Hamilton, pole en casa
Histeria millonaria

"¿Será una metáfora eso de la moneda, no?", le preguntaron a Alonso en su rueda de prensa con las televisiones. Y el español confirmó que no. "No, no; la tiraron", respondió; "y ganó él".

Sin embargo, Alonso no se rindió en ningún momento. Todo lo contrario. Había sido el más rápido en las dos primeras cronometradas y volvió a serlo en la tercera hasta el último intento. Cuando el marcador estaba ya a cero, Alonso, con neumáticos blandos, acababa de marcar el mejor tiempo. Pero, pocos segundos después llegó Kimi Raikkonen y le arrebató la pole a pesar de un error que le llevó a pisar la hierba en la última curva. Y, cuando el finlandés levantaba el brazo, apareció Hamilton y cerró su vuelta en 1m 19,997s: una décima más rápido que Raikkonen y 1,5 que Alonso. Felipe Massa fue el cuarto.

No consiguió su objetivo. Pero Alonso confía en que la estrategia le acabe dando lo que una moneda le quitó en la clasificación. "Salgo el tercero, pero tengo más confianza en ganar que otras veces", explicó el español. "Adelantar en la salida es muy difícil. Sin embargo, cuando comiencen los repostajes será cuando empiece realmente mi carrera. Allí tendré unas vueltas más que Hamilton, antes de entrar en los boxes, para arrebatarle segundos e intentar salir del taller por delante de él. Eso, sin olvidar a los Ferrari, que van mejor que nosotros y, para mí, son los favoritos".

Alonso fue incluso más lejos. "Si puedo adelantarle o quedar por delante de él, también será bueno", comentó. La relación entre el británico y él es cada vez más distante. Los dos quieren ganar las carreras y el título. Y el asturiano acabó confesándose: "Me gustaría liderar el Mundial, pero no puedo. Debo restar puntos a mi compañero, pero es muy difícil porque en los circuitos en los que yo vaya bien le pasarán todos los datos de lo que hago y mi ventaja desaparecerá. Es difícil ganar puntos con un clon al lado. Me lleva 14, pero los he perdido en dos carreras en las que acabé el séptimo. Eso es lo que no puede repetirse". En Silverstone debería empezar su remontada. Pero Hamilton y los Ferrari se lo siguen poniendo muy difícil.

Kimi Raikkonen, Lewis Hamilton y Fernando Alonso (de izquierda a derecha), en la conferencia de prensa.
Kimi Raikkonen, Lewis Hamilton y Fernando Alonso (de izquierda a derecha), en la conferencia de prensa.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS