MARÍA ANTONIA TRUJILLO | Vivienda | El cambio de imagen del Gobierno

La ministra de los 'minipisos'

A María Antonia Trujillo (Peraleda del Saucejo, Badajoz, 1960) sólo le han dejado una semana para paladear uno de sus máximos logros al frente de Vivienda. El domingo entraba en vigor la nueva Ley del Suelo, que reserva un 30% de la superficie para vivienda protegida. Cinco días después llega su destitución. En los tres años en los que ha puesto en marcha un ministerio nuevo -y, según sus críticos, inútil por la falta de competencias-, Trujillo ha sacado adelante un plan de vivienda y ha liberado suelo para 28.000 VPO.

Pero ninguna de estas medidas ha tenido tanta repercusión como su propuesta de construir pisos protegidos de menos de 30 metros. Los minipisos convirtieron a Trujillo en el pimpampum nacional. Palabras como "barbaridad" o "indigno" fueron de las más suaves que se oyeron, algunas desde las propias filas socialistas. Los 10.000 pares de zapatillas que distribuyó para promocionar el portal juvenil kelifinder tampoco contribuyeron a mejorar su imagen.

Más información
Zapatero intenta recuperar la iniciativa con un relevo gubernamental enfocado al futuro
Nombrados por teléfono
"Los jóvenes no quieren explicaciones, quieren pisos"

Otra de las chinas con las que la todavía ministra se ha encontrado fue la anunciada a bombo y platillo Sociedad Pública de Alquiler. Tres años después de su arranque, la agencia ha mediado en 4.000 contratos, menos que otras entidades autonómicas o locales. Y tampoco ha impulsado el alquiler, sólo preferido por el 11% de los españoles, a una distancia sideral de Europa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Luis Doncel

Es jefe de sección de Internacional. Antes fue jefe de sección de Economía y corresponsal en Berlín y Bruselas. Desde 2007 ha cubierto la crisis inmobiliaria y del euro, el rescate a España y los efectos en Alemania de la crisis migratoria de 2015, además de eventos internacionales como tres elecciones alemanas o reuniones del FMI y el BCE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS