Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el piloto de un ultraligero al estrellarse en El Álamo

El fallecido viajaba a Portugal y trató de aterrizar al sufrir una avería

João Rego, el piloto de un avión ultraligero de origen portugués y de 56 años, murió ayer por la tarde, al estrellarse la aeronave que pilotaba en un descampado de El Álamo (7.000 habitantes, al sur de la región), según informó un portavoz de Emergencias 112. El fallecido, que era el único ocupante, había partido de Igualada (Barcelona). Había parado en el aeródromo de Casarrubios del Monte, en la provincia de Toledo, donde repostó y comió algo antes de salir hacia Évora (Portugal).

El accidente se produjo a las 17.10, cuando el piloto acababa de despegar del aeródromo. Según las primeras investigaciones, el piloto sufrió una avería en el ultraligero, por lo que decidió volver a Casarrubios. No tuvo tiempo. Decidió hacer un aterrizaje de emergencia en medio del campo, pero el ultraligero cayó a plomo y chocó contra un talud, según fuentes del aeródromo toledano.

El ultraligero cayó al suelo, sin llegar a explosionar. Al lugar acudieron los facultativos de un helicóptero sanitario del Summa, que sólo pudieron certificar la muerte.

Los bomberos de la Comunidad de Madrid se encargaron de recuperar el cadáver, que quedó atrapado entre los hierros del ultraligero. "En unas dos horas, a una velocidad media de unos 180 kilómetros por hora, habría llegado a Évora. Tenía tiempo suficiente y la luz le sobraba para llegar a su destino", destacó un portavoz del aeródromo de Casarrubios.

El cadáver fue trasladado al Instituto Anatómico Forense, en la capital, donde hoy se le practicará la autopsia.

El ultraligero siniestrado era un P-96. Se trata de una aeronave biplaza que pesa 281 kilos en vacío y puede despegar con un máximo de 450 kilos. Tiene una velocidad máxima de 240 kilómetros por hora. Tiene una autonomía de vuelo de unos 750 kilómetros, por lo que tenía que repostar en Toledo para llegar a Évora, cerca de la frontera portuguesa con Badajoz.

La zona de El Álamo ha sufrido varios accidentes aéreos mortales. El último se produjo el 18 de abril de 2006, cuando fallecieron un instructor de vuelo y una alumna tras chocar en el aire dos avionetas de la escuela de formación American Flyers, con base en Cuatro Vientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de julio de 2007