Los catalanes opinan que los 'castells' son una actividad integradora y divertida

8.000 personas componen las más de 50 'colles castelleres' que existen en Cataluña

En Cataluña existen más de 50 colles castelleres que suman cerca de 8.000 participantes. El estudio Los castillos: conocimiento, experiencia y percepción en Cataluña, realizado por la Coordinadora de Colles Castelleres de Catalunya con el objetivo de descubrir la opinión que tienen los catalanes sobre el mundo casteller, explica que existen 57.000 castellers potenciales en Cataluña. Además, la población percibe los castells como una actividad que genera buen ambiente, que potencia la cultura y que tiene capacidad integradora porque no distingue sexo, origen o edad.

Más de 700.000 personas, el 12,2% de la población catalana, aseguran que les gustaría formar parte de una colla castellera. El estudio realizado por la Coordinadora de Colles Castelleres de Catalunya señala que de estos 700.000 individuos pueden considerarse castellers potenciales unos 57.000. Los castellers en potencia aseguran haber presenciado actuaciones en directo y destacan que les han gustado mucho. También consideran que la actividad castellera es segura y divertida.

Ramon Fontdevila, director del Centro de Promoción de Cultura Popular y Tradicional Catalana, celebra este potencial de crecimiento y recuerda la gran capacidad transformadora de la cultura popular. "Es creativa, generadora de identidad y cohesión social", añade.

El estudio refleja el conocimiento del mundo casteller en Cataluña. El 98% de los catalanes sabe qué son los castells, el 71% sabe qué es el anxaneta y el 55% sabe el nombre de alguna colla. Las dos más citadas son la Colla Vella y la Colla Jove de Valls. Les siguen Minyons de Terrassa, Castellers de Vilafranca, Xicots de Vilafranca, Capgrossos de Mataró y Castellers de Terrassa.

El estudio explica que 7 de cada 10 catalanes han visto castells en directo alguna vez. La puntuación media que los espectadores dan a las actuaciones en directo se sitúa en 7,8 sobre 10. Respecto a la proporción de espectadores, varía según el territorio. Barcelona, Vilafranca del Penedès, Tarragona, Valls y Terrassa son las poblaciones que más espectadores han tenido.

Respecto al seguimiento que hacen las personas del mundo casteller a través de los medios, el estudio dice que el 83% de los entrevistados ha visto castells en televisión, mientras que el 28% ha visto noticias en la prensa escrita. Los espectadores que han visto por televisión los castells ponen a las actuaciones una nota media de 7,1 sobre 10. En la prensa, la puntuación se sitúa alrededor del 5,7 sobre 10. La población del estudio está formada por residentes en Cataluña a partir de 15 años. La muestra está integrada por 2.945 individuos y la recogida de información se ha basado en la realización de entrevistas telefónicas.

Peligrosidad de los 'castells'

"Cuatro de cada 10 encuestados piensa que la actividad de hacer castells es peligrosa", asegura Miquel Botella, vicepresidente de la Coordinadora de Colles Castelleres de Catalunya. "La historia de los castells prueba que la sensación de riesgo es superior al peligro real", añade. Botella agrega que el riesgo es "controlable" y "asumible".

Botella recuerda que el número de castells que se caen es bajo y que está en descenso continuado en los últimos años. Se ha pasado del 5,3% en el año 2000, al 3,3% en 2006. La introducción y adopción del casco por parte de los anxanetes y los aixecadors ha contribuido a que disminuya el riesgo de accidentes.

La gente entrevistada tiene la percepción de que hacer castells es una actividad tan peligrosa como esquiar. También percibe que hacer castells es una actividad menos peligrosa que conducir una motocicleta o practicar submarinismo y más peligrosa que ir en bicicleta, viajar en avión, jugar a fútbol o practicar excursionismo.

A pesar de la percepción de peligro, la población reconoce la capacidad integradora de los castells. Se destaca el trabajo en equipo y no se considera una actividad exclusiva para hombres. La gente opina que puede practicarla todo el mundo, independientemente de la edad y el origen. Sí se requieren dotes de habilidad y competitividad.

El 95% de los encuestados considera que los castells son una actividad tradicional. El 87% piensa que es más cultural que deportiva y la mitad confirma el tópico de que es una actividad rural.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 04 de julio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50