Siete horas de odisea hasta Valladolid

Largos retrasos en un vuelo disparatado

Salieron de Barcelona y tardaron más en llegar a Valladolid que si hubieran volado hasta Nueva York. Siete horas y media. Una cuarentena de personas, entre ellas un bebé de dos meses, debían haber llegado el viernes pasado a las 21.20 horas al aeropuerto pucelano de Villanubla. Pero llegaron a Valladolid por carretera a las cuatro de la madrugada de ayer. El avión en el que viajaban, de la compañía leonesa Lagun Air, no sólo despegó del aeropuerto de El Prat con retraso sino que les dejó en Salamanca. La presión de los pasajeros obligó a la compañía a llevarles en autobús a Valladolid.

"Cuando embarcamos, a las 9.25, el comandante del vuelo nos dijo que como el aeropuerto de Villanubla cierra a las 22.30, nos dirigíamos hasta Salamanca, y que una vez allí nos pondrían un autobús", explica Elena Velasco, pucelana de 26 años.

Lo que no les dijeron es que el avión no despegaría hasta las 22.35 y que cuando llegaran a Salamanca, a las 23.45, la promesa de llevarles en autobús a Valladolid quedaría en papel mojado.

"El aeropuerto estaba cerrado; ni siquiera había personal para poner la escalera para que bajáramos del avión. La tripulación del avión tuvo que bajar las maletas", explica indignada Velasco. "Entonces, nos dijeron que no ponían autobús, que cada uno debía encargarse de su propio transporte hasta Valladolid", prosigue.

Quejas de los pasajeros

"Hubo gente, como una pareja con un bebé de dos meses, que llamó a unos familiares para que les fueran a buscar, pero la mayoría nos quedamos en el avión presionando. Les dijimos que si no nos ponían un autobús no nos bajaríamos", añade Netis Atallah González, otra de las pasajeras del vuelo.

El autobús tardó en llegar a recogerles más de dos horas. Mientras, los pasajeros del vuelo se sumergieron en el surrealismo: "Nos dijeron que nos teníamos que bajar porque el avión tenía que ir a Ibiza, pero nos negamos", relata Atallah. Entonces, la compañía les ofreció ir a Ibiza y se comprometió ponerles un vuelo hasta Valladolid a la mañana siguiente.

La guinda llegó hacia la una de la madrugada del sábado. Un representante de Lagun Air, informó a los pasajeros de que la compañía no era responsable de lo que había pasado. ¿Por qué? "Dijo que el avión tenía que haber aterrizado en León, y si lo hizo en Salamanca fue porque la cabina había informado de que tenían que aterrizar por falta de combustible", explica Velasco.

Aunque el vuelo lo fletaba Lagun Air, el avión era propiedad de Orion Air, que desmiente dicha información. "Aterrizaron en Salamanca porque así lo indicó el plan de vuelo", asegura un miembro de su departamento comercial. El contestador telefónico de Lagun Air no dio ayer opción a dejar mensajes de voz. Lo que está claro es que los pasajeros reclamarán a Lagun Air y a la Secretaría General de Consumo la indemnización que consideran justa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 30 de junio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50