Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:A BARLOVENTO | Vela | Copa del América

Incertidumbre

Gran juego éste de la Copa del América. Apasionante, difícil, complejo, inquietante. Se necesita ingenio a espuertas. Valor. Dinero para aburrir. Trabajo de sol a sol. Disciplina e innovación. Absorber las ideas de los demás y crear las tuyas propias. Una gran empresa que nunca cierra compuesta por deportistas, diseñadores, técnicos, matemáticos y un sinfín de profesionales.

Contraste tras contraste. El mayor talento de la Copa del América, Russell Coutts, ve los toros desde la barrera seducido por la Copa en Valencia. El equipo con mayor presupuesto lleva ya tanto tiempo eliminado, machacado.

El activo más cotizado vale en tierra y en el agua. En tierra manda la inteligencia y la experiencia y en el agua todo se mide en una unidad un poco rara que son los metros por minuto. La Copa del América cimienta la imagen de las naciones y de las empresas. Crea caracteres y personajes. Excede en todo lo imaginable al mero deporte y sin embargo es vela. Muchísimo sudor, sacrificio y tesón. En fin, muchísimo deporte.

MÁS INFORMACIÓN

El dos a dos ha revolucionado a Valencia y al mundo entero. La igualdad del marcador después de cuatro regatas es extraña a la historia. Una historia inesperada y contundente. Los aficionados de todo el mundo se rascan la cabeza. Todos los pronósticos se han hecho añicos una y otra vez. Los profesionales analizan las regatas con suma cautela pero no se mojan. Las apuestas cambian a diario. La sensación resultante es de incertidumbre. Pura incertidumbre. Dudas y más dudas.

Se juegan muchas partidas en otras tantas mesas. Inescrutables, rápidas y arriesgadas. La partida de los barcos, la partida de los sitios, la partida de los cuándos, la partida de los talentos, la partida de los dineros, la partida de los conocimientos.

¿Es más rápido el Alinghi o el New Zealand? ¿Con qué condiciones? ¿Cómo será el GER101? ¿Dónde será la próxima Copa del América? ¿En Valencia, Marsella, Trapani, Atenas, Dubai, Auckland? ¿En el 2009 o en el 2011? ¿Con quién fichará Russell Coutts? ¿Qué pasará con Marcelino Botín? ¿Con quién navegará James Spithill? ¿Dónde irá Brad Butterworth? ¿Voverá BWM Oracle de la mano de Larry Ellison? ¿Qué riqueza dejará la Copa en España? ¿Cuál será su legado? ¿Volverán los mismos patrocinadores? ¿Quién sintetizará todo lo aprendido?

Todo está en el aire. Todo está en el viento. Todo es secreto.

Incertidumbres, dudas y también certezas. La certeza de que la Copa es más grande cada día después de más de siglo y medio y que Valencia pasará a la historia por ser la cuna de su renacimiento.

Luis Sáenz Mariscal es abogado del Luna Rossa, finalista de la Copa Louis Vuitton.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de junio de 2007