La Xunta dejará las canteras fuera de la protección del parque natural de O Courel

Medio Ambiente admite el "inmenso deterioro" que causan, pero apela a razones económicas

El futuro parque natural de O Courel dejará fuera algunas de sus montañas. El bipartito elevará la protección medioambiental de esta sierra lucense pero excluirá de este blindaje la zona donde están ubicadas las canteras de pizarra. La Consellería de Medio Ambiente mantendrá así el 'agujero' aprobado por el anterior Gobierno en la Red Natura para preservar la actividad de estas explotaciones. El responsable del departamento, Manuel Vázquez, admite el "inmenso deterioro" causado por estas empresas pero justifica su decisión en la importancia económica del sector.

"El deterioro medioambiental no podemos suprimirlo de un plumazo y echar a la gente a la calle". El conselleiro de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, apeló ayer a razones económicas para justificar el hecho de que un área de cerca de 3.000 hectáreas de O Courel quede fuera del futuro parque natural para preservar la actividad de sus seis explotaciones de pizarra. "Este Gobierno no puede cerrar las canteras de pizarra", subrayó Vázquez. "Toda A Coruña vierte sus aguas residuales al mar sin depurar y no cerramos la ciudad".

Entre las explotaciones que quedarán fuera del parque natural está la de A Campa que, después de más de 20 años funcionando sin autorización en Folgoso do Courel (Lugo), acaba de ser legalizada por la Xunta. La Administración autonómica tramita tres solicitudes para abrir otros tres negocios pizarreros en esta sierra.

Vázquez defiende la legalización de la explotación de A Campa que gestiona la multinacional Cupa Group, cuya actividad en Folgoso do Courel ha contaminado un río y provocado un "gran impacto" visual y ambiental, según un informe del Ministerio de Medio Ambiente. El conselleiro admite esta destrucción, pero recuerda que la cantera no fue incluida por el Gobierno del PP en la Red Natura y que está en marcha un proyecto para restaurar las márgenes del cauce en el que la compañía ha instalado una escombrera.

La asociación ecologista Adega considera una "burla" la legalización de la cantera de A Campa por parte de la Xunta. "La autorización urbanística representa un premio a las ilegalidades y una ofensa a cualquier propietario de suelo en espacios protegidos a quien se le aplica la ley con todo su rigor", señala el colectivo, que acusa al bipartito de "consentir" a una multinacional "hacer negocio a cuenta de la destrucción del territorio".

El plan para rehabilitar ambientalmente el entorno de esta y otras canteras de Galicia se puso en marcha en 2001 y el 80% de la financiación será aportada por el Gobierno central y la Xunta. El resto correrá a cargo de las empresas pizarreras que se beneficiarán de los trabajos, un hecho que para Vázquez es un síntoma de "una mayor sensibilidad" del sector con el medio ambiente.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El conselleiro dice comprender las críticas de quienes consideran abusivo tal desembolso de dinero público para reparar la destrucción provocada por un negocio privado, en algunos casos sin contar siquiera con licencia. "Lo que hay que preguntarse es cómo puede ser que un sector lleve 20 años funcionando sin legalizar; eso es igual de increíble", replica Vázquez, quien insiste en que A Campa representa "una muy minúscula parte de O Courel".

Información al ciudadano

"Si alguien quiere incrementar los espacios protegidos es este Gobierno", prosigue el conselleiro, "pero tenemos que ser realistas con lo que pasa en este país". Parte de lo que pasa en Galicia se reflejará a partir de ahora en una nueva web de la consellería. En la página www.siam-cma.org se podrán consultar datos actualizados diariamente sobre la calidad del aire en las ciudades, mapas y estadísticas sobre la gestión de los residuos o el cambio climático.

La consellería editará un boletín de información ambiental de periodicidad mensual al que los interesados podrán suscribirse o descargarlo de la web en formato PDF "Queremos romper con el modelo oculto del PP en el que no pasaba nada y en el que todo estaba bien para pasar a un diagnóstico real de la situación medioambiental", afirma Manuel Vázquez.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS