El alto tribunal británico juzgará la legalidad de la guerra de Irak

El Tribunal de máxima instancia del Reino Unido revisará cuestiones relacionadas con la legalidad de la guerra de Irak tras haber aceptado un polémico caso interpuesto por familiares de soldados británicos muertos en el frente iraquí. Rose Gentle y Beverley Clarke alegan que el Gobierno de Tony Blair violó los derechos fundamentales de sus respectivos hijos, al emprender una acción bélica sin el amparo debido de la legislación nacional e internacional.

Ambas madres llevan dos años haciendo campaña a favor de una investigación independiente que arroje luz sobre la controvertida decisión de Blair de ir a la guerra de Irak en apoyo de Estados Unidos y sin el respaldo de Naciones Unidas. Los jueces lores han aceptado finalmente escuchar su apelación en una vista oral prevista para comenzar a finales de año.

En esta última fase del proceso judicial, las mujeres están avaladas por expertos en derechos humanos de dos distinguidos bufetes de abogados -entre ellos la firma Matrix, donde trabaja Cherie Booth, esposa del saliente primer ministro-. En su recurso ante los jueces lores, los letrados exponen que "la legalidad de la guerra en Irak sigue sin resolverse en ningún tribunal ni otra autoridad independiente del Reino Unido".

Rabinder Singh, de Matrix, y Michael Fordham, de Blackstone, centran sus argumentos en la Ley de Derechos Humanos, que garantiza el derecho a la vida de un individuo y la obligación del Estado a proteger dicho derecho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de junio de 2007.

Lo más visto en...

Top 50