Duran exige el apoyo de Convergència en la campaña para las generales

Dirigentes de Unió piden imponer su estrategia y no someterse a Mas

Josep Antoni Duran Lleida tuvo que exigir ayer a sus socios de Convergència Democràtica lo que en otras formaciones se da por descontado: apoyo para obtener unos buenos resultados electorales. El líder de Unió Democràtica quiso cerrar así sus desencuentros con el presidente de CiU, Artur Mas, e imponer su línea estratégica con vistas a las próximas elecciones generales. Si Convergència Democràtica sigue poniéndole trabas a Duran, dirigentes de Unió no descartaron ayer la ruptura de la federación.

De buena mañana y antes de reunirse la ejecutiva de CiU y el comité de gobierno de Unió, Josep Antoni Duran Lleida ya marcó territorio ante el sector de Convergència Democràtica que cuestiona su estrategia y hasta su candidatura para las elecciones generales. Duran exigió lealtad. "Ahora le toca a Unió, me toca a mí ser candidato y espero que tendré el mismo apoyo que han tenido ellos por mi parte", dijo Duran. Por "ellos", se refería a Artur Mas y a Xavier Trias, candidatos a la presidencia de la Generalitat y a la alcaldía de Barcelona, respectivamente.

Las palabras de Duran fueron el preludio de un día movido en la federación. En el comité de gobierno de Unió hubo un alud de críticas hacia los socios de Convergència. Varios dirigentes democristianos exigieron a Duran que no se someta a Artur Mas a la hora de definir la estrategia ante las elecciones generales y que defienda sus intereses hasta el final.

Algunos de estos dirigentes ni siquiera descartaron la ruptura de la federación si Convergència Democràtica se opone a la línea estratégica de Duran, que incluye una eventual participación en el Gobierno central. "Romper sería una irresponsabilidad, pero no podemos dejar que nos impidan marcar nuestra línea bajo la amenaza de acabar con la federación", dijo uno de los dirigentes del partido de Duran.

En una conferencia de prensa conjunta, Duran y Mas evitaron polemizar más. El democristiano aseguró que todavía no se ha marcado la estrategia que seguir, pero que sus reuniones con Artur Mas son "frecuentes". Este último asintió en silencio.

No siguió la misma pauta Carme Laura Gil, ex consejera de la Generalitat y veterana militante del sector más soberanista de Convergència Democràtica. En su diario en Internet, Carme Laura Gil arremetió duramente contra Duran y su estrategia "personal" para convertirse en "ministro". Gil se mostró contraria a que CiU se integre en el Gobierno español y tampoco se opuso a sacrificar la federación entre Convergència y Unió si es necesario. En opinión de Carme Laura Gil el acuerdo entre ambos partidos es "prescindible".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de junio de 2007.

Lo más visto en...

Top 50