Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Parla quiere dirigir el PSM

Tomás Gómez, apoyado por un heterogéneo grupo, se postula como candidato a secretario general

No consultó a ninguna dirección ni respetó los tiempos. Pero Tomás Gómez, alcalde de Parla (105.000 habitantes), dio ayer el paso al frente que algunos dirigentes socialistas venían reclamándole desde el desastre electoral del pasado 27 de mayo. El regidor, que en las dos últimas elecciones municipales ha sido el más votado de los municipios de más de 50.000 habitantes de toda España, se postuló ayer como aspirante a dirigir el Partido Socialista de Madrid (PSM). Hasta ahora es el único candidato.

"Es hora de hablar de futuro, de nuevas ideas, proyectos y equipos", afirmó el regidor

"Es hora de hablar de futuro, de nuevas ideas, nuevos proyectos y nuevos equipos", afirmó el que es ya aspirante a secretario general. Cuenta con el aval de haber revalidado su tercer mandato consecutivo con el 74,43% de los votos, mientras a su lado otros aspirantes socialistas caían castigados por la abstención y arrollados por la derecha.

Pero su candidatura es prematura para muchos. Se plantea antes siquiera de que la comisión gestora, que dirige el partido tras la dimisión de Rafael Simancas el pasado lunes, haya decidido la fecha del congreso extraordinario que elegirá la futura dirección regional. Todo apunta que será a finales de julio.

Por eso, algunos sectores del partido, y también desde la dirección federal, consideraban ayer que debía haber esperado, al menos unos días, a que la gestora arrancara su trabajo. Aunque esta independencia también se inspira en la etapa que ya vivió el PSOE cuando José Luis Rodríguez Zapatero dio el paso para presentarse a la secretaría general "sin pedir permiso a nadie", recuerdan en la Ejecutiva federal socialista, informa Anabel Díez.

Pero, sobre todo, la candidatura del alcalde de Parla cierra una convulsa semana en el PSM, en la que se ha pasado de la inesperada -aunque muy demandada- dimisión de Simancas, a encontrarse con una dirección y unos futuros portavoces parlamentarios en funciones.

Además, Tomás Gómez no está solo. Un heterogéneo grupo de dirigentes regionales le acompañaba ayer en Parla cuando leyó un comunicado, sin abrir turno de preguntas. En las primeras filas, algunos de los socialistas que en las dos últimas han reclamado aires nuevos para el partido. Destacaban los miembros del autodenominado Grupo de Samarkanda (en alusión al restaurante de la estación de Atocha donde gestaron su movilización), integrado por los diputados regionales Adolfo Navarro, Adolfo Piñedo, Antonio Fernández Gordillo, José Quintana y María Antonia García, así como por el alcalde de Alcorcón, Enrique Cascallana. Como este último había una nutrida representación de dirigentes y alcaldes de municipios del sur: estaban también los regidores Pedro Castro (Getafe), Jesús Dionisio (Aranjuez), el alcalde en funciones de Leganés, José Luis Pérez Ráez, o la candidata y futura portavoz en Móstoles, Paz Martín. A todos ellos se sumó el ex alcalde de la capital Juan Barranco, el concejal electo del Ayuntamiento de Madrid, David Lucas (del sector que apoyó al dimitido candidato a regidor, Miguel Sebastián), el diputado José Antonio Díaz y el que hasta la llegada de la gestora era el presidente del PSM, Pedro Sabando.

Y escucharon lo que querían oír. Porque Gómez ofreció su candidatura, precisamente para lo que han propugnado estos días: que los socialistas escuchen el mensaje de desencanto que los ciudadanos dieron en las pasadas elecciones al no acudir a las urnas. "Tendremos una organización renovada y con un proyecto que tendrá la frescura y la ambición que reclaman los ciudadanos", les regaló los oídos el alcalde de Parla, que ofreció como único patrimonio: "Mis ganas, mi ilusión y mis ideas".

También apostó por el talante que ha hecho famoso el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al anunciar su aspiración de "llegar a acuerdos que supongan dinamizar y modernizar la sociedad madrileña".

Fue un discurso integrador, en el que alabó al secretario general saliente, Rafael Simancas, y le agradeció que, al presentar su renuncia, haya facilitado el proceso de renovación del partido.

No es la primera vez que suena el nombre de Gómez como futuro secretario general de los socialistas madrileños. Ya en julio de 2004, una de las familias de la entonces Federación Socialista Madrileña, los acostistas, trató de encumbrar al regidor de Parla como rival de Rafael Simancas. Pero Gómez rechazó la propuesta y mostró su apoyo público a Simancas, que logró revalidar el cargo. En este tiempo transcurrido, el alcalde de Parla no se ha significado por su cercanía a este sector y es posible que eso haya pesado en las críticas que recibió el pasado jueves de su líder, José Acosta.

Desde distintos sectores del partido hubo muestras de apoyo a la candidatura de Gómez, incluso desde aquellos que aparentemente no le apoyarían en un congreso. Antonio Romero, que era hasta ahora el número dos de Simancas, aseguró a Europa Press que el anuncio de Gómez "estaba cantado", aunque apostilló que el alcalde de Parla "puede hacer bien aquello proponga".

También los acostistas se pronunciaron ayer, esta vez por boca del diputado regional José Cepeda, sobre la candidatura del alcalde de Parla. "Va a ser una pieza importante para resolver todos los problemas que el partido socialista tiene en Madrid", afirmó el dirigente socialista, si bien agregó que elegir a sus líderes es la "última fase" del proceso que deben superar.

El senador Juan Barranco calificó a Gómez como "el candidato ideal" y alabó que haya tendido una mano a todos los sectores. Pero auguró para él un trabajo muy duro, si finalmente dirige el PSM.

Muy entusiasta fue Adolfo Navarro, que aseguró que con las aspiraciones del alcalde de Parla, "se ha dado el primer paso para que la izquierda, desde el sur, gane las próximas elecciones". Aún queda mucho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de junio de 2007