Reportaje:Elecciones 27M

La segunda 'espantá' en 25 años

Verstrynge, candidato popular en 1983, el único que se marchó una semana después de perder

La espantá que protagonizó ayer Miguel Sebastián apenas cuenta con precedentes en el Ayuntamiento de Madrid. El único caso similar se remonta a 1983. Jorge Verstrynge, candidato a la alcaldía de Madrid por Coalición Popular (AP-PDP-UL) y diputado por Sevilla, anunció parco: "No tomaré posesión". Verstrynge se despidió así de los madrileños una semana después de las elecciones. Le sustituyó como cabeza de la oposición José María Álvarez del Manzano, al que defendió como "el hombre perfecto para representarnos en la corporación municipal", frente al socialista Enrique Tierno Galván.

Agustín Rodríguez Sahagún (CDS) despojó al socialista Juan Barranco de la alcaldía tras una moción de censura con el PP. Gobernó dos años, pero no quiso repetir. En 1991, adujo "razones personales y familiares" para presentar su renuncia definitiva. Su esposa llegó a mostrar su disgusto al presidente nacional del partido, Adolfo Suárez, por el ritmo de trabajo al que había sido sometido su marido durante meses.

El catedrático de Estructura Económica Ramón Tamames protagonizó varios giros antes de anunciar su marcha en 1989. Tamames, que encabezó la lista de Izquierda Unida en las elecciones de 1987, saltó meses después al grupo mixto para acabar integrado en el CDS. Su explicación oficial para irse fue el deseo de volver a la universidad, aunque reconoció que le influyeron las críticas recibidas por su participación, junto a su mujer, en la compra de un edificio en ruinas en el número 30 de la Cava Baja.

Casi diez años más tarde, Francisco Herrera, cabeza de lista de IU a la alcaldía en 1991 y 1995 y concejal desde 1982, renunció a luchar en las primarias de 1998. No fue por voluntad propia: le faltaron apoyos de la coordinadora regional, presidida entonces por Ángel Pérez. "La verdad es que vives rodeado de mezquindad y cinismo", manifestó dolido.

Fernando Morán (Avilés, 1926) se marchó sin grandes explicaciones. El número uno del PSOE en las elecciones de 1999 y ex ministro de Asuntos Exteriores con Felipe González renunció a mitad de la legislatura con una frase: "Considero este ciclo pasado". Su anuncio coincidió con el nombramiento del entonces concejal de Cultura, Rafael Simancas, como secretario general de la Federación Socialista Madrileña (FSM).

Y por último, Trinidad Jiménez, candidata socialista en 2003, que aguantó en el sillón de la oposición más de tres años. En septiembre de 2006, Zapatero la designó secretaria de Estado para Iberoamérica. Su segundo de a bordo, Enrique Barón, abandonó dos años antes para centrarse de lleno en su puesto de diputado en el Parlamento Europeo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0031, 31 de mayo de 2007.

Lo más visto en...

Top 50