Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El empresario belga Albert Frère compra el 5% de Iberdrola por 2.210 millones

El empresario belga Albert Frère ha adquirido un 5% del capital de Iberdrola a través de las sociedades de su propiedad Groupe Bruxelles Lambert (3% de Iberdrola) y Compagnie Nationale à Portefeuille (2%). Con la inversión de 2.210 millones de euros, comunicada ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Frère, vicepresidente del grupo Suez, se convierte en el primer accionista individual de la eléctrica española.

La participación del empresario belga en Iberdrola supera con creces la de accionistas particulares como Juan Luis Arregui (2,04%) y Nicolás Osuna (1,6%), aunque queda lejos de la participación de ACS (11,8%), accionista principal de Iberdrola.

Iberdrola aseguró ayer que acoge "con tranquilidad" al nuevo inversor. La compañía no confirmó si el reciente viaje a París de su presidente Ignacio Sánchez Galán estaba relacionado con el anuncio del empresario belga.

La entrada de Frère en Iberdrola -una operación "empresarial", según Industria- se produce en un momento importante para Iberdrola, en pleno proceso de absorción de la escocesa Scottish Power y rodeada de rumores sobre las posibles apetencias de otras grandes compañías europeas. En principio, la inversión en Iberdrola de las sociedades de Frère, vicepresidente de Suez, resta fuerza a la hipótesis de que este grupo franco-belga (propietario de un 11,3% de Gas Natural) trate de engullir a Iberdrola. Porque para Frère sería difícil de explicar la secuencia de inversión particular primero y oferta del grupo Suez después. El grupo se desvinculó ayer de la operación.

En cualquier caso, Iberdrola se ha convertido en centro de atención. Por motivos diversos, entre los que se encuentra la difícil relación con su accionista, ACS y con el presidente de esta sociedad, Florentino Pérez. Ayer, informa Íñigo de Barrón, Carlos March, presidente de Corporación Financiera Alba (principal accionista de ACS), describió así los conflictos entre Pérez y Sánchez Galán: "Aunque se produzcan equívocos, la constructora defiende sus intereses como accionista de Iberdrola, y como tal lucha amablemente. No entro en las relaciones personales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de mayo de 2007