Reportaje:

La FIA absuelve a McLaren

El organismo automovilístico concluye que no hubo órdenes de equipo en Mónaco a favor de Alonso

El globo hinchado por la prensa británica con sus encendidos comentarios sobre las supuestas órdenes de equipo de McLaren-Mercedes en el Gran Premio de Mónaco, que habrían beneficiado a Fernando Alonso y perjudicado a Lewis Hamilton, se desinfló.

Ayer por la tarde, la Federación Internacional Automovilística (FIA) emitió un comunicado en el que exculpa a la escudería de cualquier manipulación del resultado de la carrera y justifica la rectitud de sus decisiones. Así, la FIA puso punto final a su exhaustiva investigación sobre el desarrollo de los acontecimientos en el circuito monegasco.

"No se hizo nada que pudiera ser interpretado como interferencia en el resultado de la carrera"

Más información

Antes del veredicto, sin embargo, hizo falta que muchas voces potentes de la fórmula 1 se pronunciaran a favor de la conducta de McLaren. Responsables de otras firmas, como el legendario Patrick Head, de Williams, o el ex piloto Gerhard Berger, de Toro Rosso, se mostraron casi tan indignados como el mismo Ron Dennis, el patrón de la británica, al evaluar la investigación de la FIA. "No hicieron nada malo", dijeron ambos. "Lo que ocurrió en Montecarlo es muy distinto de lo que pasó en Zeltweg [en Austria, en 2002, Rubens Barrichello dejó ganar de forma escandalosa a Michael Schumacher, el primer piloto de Ferrari]. Un equipo puede dar instrucciones a sus pilotos para mantener sus posiciones", agregó Berger. Y el ex campeón mundial Niki Lauda remachó: "No vi nada anormal. Cuando alguien le lleva un minuto a su rival, es lógico defender el resultado del equipo".

Eran opiniones demasiado contundentes para que la FIA no las tuviera en cuenta. Los propios instructores del caso acabaron por perder la fe, si alguna vez la habían tenido, y tuvieron que dejar escritas todas las evidencias, toda la lógica de la propia competición, todo el sentido común esgrimido por cualquier aficionado, en un informe patético; no porque no estuviera lleno de razones, sino porque demostró que la investigación nunca debió ser abierta.

"Tras haber estudiado las conversaciones por radio entre el equipo Vodafone McLaren Mercedes y sus pilotos, conjuntamente con el informe del supervisor de la FIA y los datos de la escudería, está claro que las acciones de McLaren durante el Gran Premio de Mónaco fueron completamente legítimas y no es necesario emprender acción alguna", comienza la nota de la FIA.

Los argumentos fundamentales fueron desglosados en siete apartados y no dejan lugar a dudas sobre el correcto proceder de los responsables de McLaren:

1. "Una estrategia a dos paradas es lo ideal en Mónaco, a menos que intervenga el coche de seguridad, en cuyo caso es mejor ir sólo a una".

2. "El coche de seguridad intervino en cuatro de las últimas cinco ediciones".

3. "La elección entre ir a una o dos paradas debe decidirse antes de la última sesión de la clasificación".

4. "Las mediciones de la FIA demostraron que Hamilton podía dar cinco vueltas más que Alonso".

5. "Hamilton podía ir a una parada en caso de que hubiera intervenido el coche de seguridad antes del primer repostaje".

6. "El coche de seguridad no intervino".

7. "Los coches de McLaren fueron significativamente más veloces que el resto de los monoplazas".

Las conclusiones a las que llegan los comisarios de la FIA aportan la lógica que cabía esperar de ellos. "El primer objetivo de cualquier equipo es que uno de sus dos pilotos gane. Y tratar de que el otro acabe segundo", afirman. Y después van diluyendo todos los argumentos de la prensa británica: existía riesgo de que tuviera que intervenir el coche de seguridad y, por tanto, se legitima que se adelantaran los repostajes de Hamilton; la ventaja de los dos pilotos sobre los demás era enorme; los equipos no tienen por qué tomar riesgos para que sus pilotos se adelanten; es habitual que se les pida que preserven sus coches si todo está ya decidido. En definitiva, "McLaren no hizo nada que pudiera ser interpretado como interferencia en el resultado de la carrera".

Dennis felicitó a la FIA por su rápida decisión. "Había decepción en el equipo porque se ensombreció un triunfo contundente de Alonso y Hamilton y la 150ª victoria de McLaren. Pero su eficaz intervención y su investigación han disipado cualquier duda sobre nuestra actuación. Ahora todos podemos centrarnos ya en la carrera de Canadá".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 30 de mayo de 2007.