Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Elecciones 27M

El voto del ladrillo

El 'tsunami' de la construcción que ha vivido el territorio recibe el castigo de los electores en Alicante y da votos en Valencia

El ladrillo ha provocado el castigo en las urnas de algunos municipios de la provincia de Alicante aunque tanto en Castellón como en Valencia, los impulsores de grandes proyectos urbanísticos, muchos de ellos recurridos en los tribunales, han sido apoyados por los electores. Sin duda, en las poblaciones afectadas por polémicos PAI, el voto ha estado condicionado.

ALICANTE

- Altea. Vuelco electoral en la población costera, feudo del zaplanismo, donde se aprobó uno de los mayores PAI de todo el territorio, con 5.775 viviendas proyectadas en Puentes del Algar. El Partido Popular pierde la mayoría absoluta al bajar de 10 a nueve concejales mientras que los socialistas pasan de cuatro a ocho. El Bloc mantiene los tres regidores logrados en 2003 y Ciutadans d'Altea logra uno.

- Catral. Fidelidad a las irregularidades cometidas por el Ayuntamiento del ex socialista José Manuel Rodríguez Leal, a quien la Generalitat quitó en 2006 las competencias urbanísticas por haber permitido construir 1.270 viviendas ilegales. El nuevo partido de Rodríguez Leal consigue cinco concejales. El PP gana las elecciones con siete. El PSOE se hunde y pasa de siete a uno.

- La Nucia. El Partido Popular revalida su abrumadora mayoría en La Nucia, donde el Consistorio aprobó la construcción de 3.884 viviendas, con un PAI suspendido por el Tribunal Superior de Justicia, y la lleva todavía un paso más allá: pasa de 68,7% de los votos al 72,5%.

- Calp. El Ayuntamiento de Calp sufre un severo correctivo al pasar de 13 a nueve concejales. Morató había autorizado la construcción de un hotel a sólo seis metros del mar, considerado ilegal por el ministerio de Medio Ambiente, y había desempolvado el viejo proyecto de un polígono industrial cuya ubicación fue descartada por el Tribunal Superior de Jusaticia. Los socialistas pasan de cinco a nueve regidores y el Bloc logra dos.

- Orxeta. Al PSOE de Orxeta, que aprobó un plan para construir 4.100 viviendas que supondría multiplicar por 20 su población actual, se le esfumó la mayoría absoluta al perder un concejal. El PP mantuvo sus tres regidores y el Bloc irrumpió en escena con dos.

- La Vila Joiosa. El Partido Popular, que proyectó la construcción de 25.671 viviendas en el proyecto previo al plan general pierde la mayoría absoluta en La Vila Joiosa, al pasar de 12 a 10 concejales. Los socialistas se mantienen con siete, Bloc y EU obtienen uno cada uno, e Iniciativa Independiente consiguió dos.

CASTELLÓN

- Burriana. La polémica urbanística en Burriana, cuyo alcalde, Alfonso Ferrada, del PP, aprobó la construcción de 700.000 metros cuadrados en la costa, le cuesta dos concejales a su partido, que continúa siendo el más votado y logra 10. Los socialistas suben dos, hasta alcanzar los nueve, y el gobierno municipal queda a expensas de los pactos con pequeñas formaciones.

- Cabanes. La pequeña población de Cabanes, inmersa como Oropesa en los megaproyectos urbanísticos en torno a Marina D'Or y Mundo Ilusión, mantiene los resultados de 2003: seis concejales para el PP, tres para los socialistas y dos para la coalición de partidos de izquierda y ecologistas.

- Moncofa. La urbanización de 6,5 millones de metros cuadrados llevados a cabo en Moncofa hacen ganar votos al alcalde socialista José Vicent Isach, que mantiene el gobierno de la localidad e incrementa su número de concejales.

- Oropesa. Las gigantescas macrourbanizaciones previstas en torno a Marina d'Or y Mundo Ilusión, y la ampliación en 1,5 millones de metros cuadrados del suelo urbanizable en el término municipal de Oropesa es respaldada por los habitantes de la localidad, que hacen subir al PP de cinco a siete concejales, lo que responde, en parte, al aumento del número total de regidores a elegir, de 11 a 13.

VALENCIA

- Alboraia. La posible desaparición de parte de la huerta a favor de un centro comercial no ha supuesto un voto de castigo para el PP, que ya gobernaba el municipio.

- Catarroja. Condicionada por el plan urbanístico Nou Mil.leni que prevé la construcción de 12.000 nuevas viviendas, los resultados suponen un mantenimiento de la situación.

- Cullera. A pesar del polémico plan del alcalde que pretende construir junto a la costa hasta 35 rascacielos, el PP sube su representación en este municipio con cuatro nuevos concejales.

- Manises. Las 10.000 nuevas viviendas del plan Gran Manises en esta localidad no varía el mapa político de este Ayuntamiento. El PP sólo pierde 400 votos y mantiene la mayoría.

- Riba-roja. El polémico PAI de Porxinos que supone un aumento de 3.000 residencias de lujo y un hotel ha supuesto un avance para su impulsor, el PP, que gana un nuevo concejal, gracias a 1.400 nuevos votantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de mayo de 2007