Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:FRANK T | 'Rapero' | Fin de semana

"Los 'raperos' con un vocabulario políticamente correcto no venden"

Frank T, nombre artístico del rapero Tshimini Nsombolay (Kinshasa, actual República Democrática del Congo, 1973), presentará en Irún Sonrían por favor, su sexto disco, "el más arriesgado musicalmente, muchísimo más trabajado en cuanto a la técnica rítmica y a la producción musical".

Pregunta. ¿Por qué ese título? ¿Echa en falta más optimismo con la que está cayendo?

Respuesta. Quizá sí, pero también tiene su parte sarcástica. Solemos acabar sonriendo como obligados, con mucho entretenimiento, televisión, publicidad, fútbol y demás, y a veces es una sonrisa falsa, impuesta, para que te olvides de los problemas reales que hay.

P. Dice su web [www.frankt.com] que Sonrían por favor "sube el nivel".

R. No sé si estoy subiendo el de los demás, pero subo el mío propio, porque trato de arriesgar cada vez un poquito más, de hacer cosas diferentes, de trabajármelo cada vez más. Pero no significa que por eso vaya a gustar más, a ganar más dinero o a vender más discos.

P. Reúne varias de sus letras en un libro que acompaña al disco. ¿Cabe contemplar el rap como una completa suerte literaria?

R. Hay que tener en cuenta que el rap pertenece al mundo de la canción, pero, por lo pretencioso de su lírica, las letras pueden ir más allá de lo que es la música y compartir un pequeño espacio en el mundo de la poesía o la literatura. Como el vocabulario del rap es chabacano, pobre, de barrio, de gente que muchas veces no tiene cultura, quizá no tenga un puesto de oro entre grandes obras literarias escritas minuciosamente. Evidentemente, no se pueden comparar, pero sí merece un reconocimiento por saltarse las normas de la canción convencional.

P. En Estados Unidos hay una campaña para eliminar ciertas palabras del vocabulario de los raperos. ¿Qué le parece?

R. Bien, pero un poco ingenuo. Primero, los raperos se expresan tal y como son. Han ido incluyendo ese tipo de palabras porque pertenecen a su vocabulario habitual, pero además el problema es que eso vende, que hay una industria que gana muchísimo dinero cuando un señor dice palabrotas, habla arrogantemente y con mala educación. De hecho, hay raperos que tienen un vocabulario políticamente correcto y no venden. Es decir, venden a otro público minoritario. Curiosamente eso es lo underground, lo independiente en Estados Unidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de mayo de 2007