Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 27M

"O Rato, regidor... para rato"

Julio Pérez Carballo es clarinetista en la banda municipal de Xinzo y alcalde de Vilar de Barrio desde el franquismo. Cumplidos los 74, Pérez Carballo insiste sobre sí mismo y se apunta a la reconquista de la alcaldía.

El regidor tiene aún fuelle (aunque la foto del cartel con el traje del oficio es de otrora), pero por lo que pudiera pasar, en esta ocasión ha incluido a su yerno de copiloto en la lista con la que piensa volver a gobernar el municipio en el que ha regalado a Baltar, el presidente provincial, votos como soles (9 ediles frente a uno del PSOE y otro del BNG).

Vilar de Barrio es el segundo municipio de A Limia por población (1.900 vecinos) y a Pérez Carballo sus vecinos le llaman O Rato. Su trascendencia le vino de dos hechos que justifican el alias: la celebración de una fiesta-certamen para premiar la patata más grande y más deforme, y el empecinamiento que mostró, hace ya años, en ampliar la gasolinera de su propiedad en pleno centro del pueblo, en zona verde pública.

La tarea fue ardua, porque hubo asambleas vecinales, recursos a instituciones extramunicipales, acalorados debates y enfrentamientos varios, pero el regidor clarinetista impuso el ordeno y mando y se concedió la licencia con el beneplácito de la Consellería de Medio Ambiente del PP. Y siguió ganando comicios.

Ahora, Pérez Carballo saca lustre al apodo y, superada la edad de jubilación, se promociona. "Hay Rato para alcalde y alcalde para rato", se jalea desde el cartel electoral con imagen festiva sacada del álbum familiar. Los vecinos no dan crédito. Y, por lo que se ve, el PP tampoco. En pocos días alguien retiró del pueblo los carteles con el fondo naranja oficial del partido sobre el que el longevo regidor se daba bombo y ahora lucen otros más acordes con los nuevos tiempos.

Pérez Carballo volverá a la alcaldía, según los pronósticos, aunque esta vez la oposición aspira a ocupar más asientos en una corporación en la que al alcalde no se le ha movido en muchos años un solo músico de la fila.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de mayo de 2007