Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las televisiones podrán cortar las películas cada 30 minutos

La UE aprueba la nueva directiva que regula la publicidad

La publicidad se interpone entre el cine y la televisión. Una película podrá ser cortada cada 30 minutos a su paso por la pequeña pantalla, según la nueva directiva sobre Televisión sin Fronteras. Hasta ahora, las emisiones cinematográficas podían ser interrumpidas una vez por cada periodo de 45 minutos. La norma comunitaria flexibiliza también la publicidad en series, informativos y programas infantiles.

Los ministros de Cultura de la Unión Europea (UE) dieron ayer luz verde a la nueva directiva comunitaria, que mantiene el tope del tiempo máximo de publicidad en un 20% de la emisión, lo que equivale a los 12 minutos por hora que rigen en la actualidad. Pero la directiva abre la mano en cuanto a los cortes publicitarios. Sólo los informativos, las películas y los programas infantiles tendrán regulados los intervalos, ya que habrá un mínimo de media hora de emisión sin anuncios. Para el resto de los espacios no existirá ningún tipo de restricción.

De las interrupciones únicamente se salvan los programas religiosos, que no podrán ser salpicados con publicidad, según la nueva normativa. Los programas infantiles tampoco estarán teñidos de anuncios si duran menos de media hora.

La directiva regula y restringe la colocación de marcas de productos (el llamado product placement) dentro de los programas. Este sistema sólo se utilizará, en términos generales, dentro de películas, series y contenidos deportivos. Además, al principio y al final del espacio que contenga este tipo de publicidad deberá aparecer una señal en pantalla.

"Comida basura"

Esta fórmula publicitaria estará prohibida en programas informativos e infantiles y estará vetada a determinados productos, como los medicamentos o el tabaco. Para proteger a la audiencia infantil, la directiva prevé la creación de un código de conducta que impida la emisión de anuncios de "comida basura" dirigidos a los niños.

La UE no establece un tope máximo para la difusión de telepromociones, que hasta hora computaban en el límite diario. Esto supondrá "una mayor saturación publicitaria en las cadenas en perjuicio de anunciantes y consumidores", se quejó ayer la Asociación de Usuarios de la Comunicación. La legislación española prevé que las televisiones puedan emitir 17 minutos por hora de publicidad en todas sus formas, incluida la telepromoción.

Para vigilar el cumplimiento de la normativa, la directiva insta a los Veintisiete a poner en marcha consejos audiovisuales nacionales. Estas autoridades reguladoras deben ser independientes de los respectivos Gobiernos y ejercerán sus competencias con imparcialidad y transparencia.

Las normas publicitarias se aplicarán a la televisión convencional y a otros servicios audiovisuales, como el vídeo bajo demanda, sea cual sea el sistema de transmisión (incluido el teléfono móvil). Contrariamente a lo que reclamaban algunos países no afectarán a Internet.

Una de las cuestiones más polémicas ha sido la regla "del país de origen". Tras profundas discusiones ha triunfado la tesis de que las cadenas se sometan a las leyes del Estado en el que están radicadas y no a las de los países en los que se difunden sus contenidos.

La comisaria de la Sociedad de la Información, Viviane Reding, afirmó ayer que la directiva es la base para que la industria europea de contenidos tenga la posibilidad de convertirse en "una gran industria" y contribuirá a "proteger la libertad, el pluralismo y los intereses de los ciudadanos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de mayo de 2007