Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CLARENCE SEEDORF | Centrocampista del Milan | Fútbol | Milan-Liverpool, final de la Liga de Campeones

"Kaká es un goleador, y yo soy todo lo demás"

En otro tiempo podría haber sido un rey o un gran político. Pero Clarence Seedorf (Surinam, 1976) fue educado para jugar al fútbol. Debutó con 16 años en el Ajax y es el único futbolista que ha conseguido tres Copas de Europa en tres clubes diferentes: una con el Ajax (1995), otra con el Madrid (1998) y otra con el Milan (2003). Hoy juega su quinta final.

Pregunta. ¿Cómo le educaron?

Respuesta. No me faltó nunca nada, pero nunca tuve mucho. Mis padres trabajaban durante muchas horas, en dos o tres trabajos, para poder pagar las cuentas. Yo lo viví con total conciencia de la situación. Aprendí desde pequeño que para tener cosas hay que trabajar duro. Que nada es gratis. Y que la ayuda de la gente, la solidaridad dentro de la propia familia y entre los amigos, es la base de la prosperidad.

"Debuté con los juveniles del Ajax con unos zapatos de mi padre tres números más grandes que los míos"

"En la final de 2005 no hicimos nada tan extraño para recibir tres goles en seis minutos. Fue el destino"

P. Ahora le patrocina Nike.

R. Nike era una palabra que no se conocía en mi familia. Mi primer partido con los juveniles del Ajax lo jugué con unos zapatos de mi padre. Tres números más grandes que los míos. Me tuve que poner dos o tres calcetines. No tenía dinero. Pero todavía pienso que eso no fue nunca un problema.

P. ¿De dónde le viene esa fe ciega en sí mismo? ¿Le elogiaban mucho sus padres?

R. Crecí con un padre que también era un jugador con calidad, pero que nunca tuvo la posibilidad de hacer lo que yo he hecho porque tenía tres hijos que cuidar. Se sentaba conmigo a mirar partidos. Criticaba más que nadie mis cosas y me hacía corregir los defectos. En una época, cuando tenía dos años, íbamos a un campo cerca de casa y ensayábamos mi tiro. Después preparamos los pases de 30 metros. Me llamaba la atención constantemente sobre aspectos técnicos.

P. ¿Era muy exigente?

R. Su crítica era la propia de alguien a quien le gustaba el fútbol. No de alguien que estaba empecinado en que yo, por fuerza, tuviera que conseguir un lugar en el primer equipo del mundo. Ése no era el objetivo. No teníamos ni la conciencia de esa posibilidad.

P. ¿No cree que podría haber sacado más partido de su disparo?

R. Seguramente sí. Porque yo sólo disparo una vez que he calculado que puedo alcanzar la puerta. Si no, no tiro. Soy poco oportunista porque soy muy calculador. Los goles más impresionantes que he hecho han sido cuando no he tenido tiempo de pensar. Cuando es una intuición.

P. En el Milan da la impresión de que, si usted Pirlo, Gattuso y Kaká conectan, lo demás da igual.

R. ¡No hay que olvidar a Ambrosini! Hemos demostrado ser el centro del campo más fuerte del mundo. Llevamos cinco años haciendo cosas importantes. Hemos ganado una Champions. En Italia hemos logrado dos segundos puestos y ganado una Liga. Ahora somos capaces de jugar a gran nivel porque nos conocemos muy bien. Hay mucha conciencia del compañero. Esto ayuda muchísimo. Cuando veo que uno controla el balón de forma determinada, ya sé lo que va a hacer. Son pequeños automatismos que únicamente surgen después de años.

P. El Milan ha pasado de jugar con dos delanteros, en tiempos de Shevchenko, a hacerlo con uno. Kaká y usted juegan por detrás del punta. ¿Hacen la misma labor?

R. Somos distintos. Por mentalidad y por calidad, Kaká lo tiene todo para ser un goleador. Y un goleador no puede cansarse con el juego del equipo y bajar a defender, lo que es parte de tu obligación cuando juegas detrás de dos puntas. Yo dije que creía que él tendría que adelantarse un poquito para que yo hiciera más ese trabajo. Porque yo soy más pasador, y soy más de todas las demás cosas, pero él puede marcar 20 goles por temporada. Lo dije hace tres meses porque de verdad creía que este reparto de funciones podría suponer una diferencia definitiva a favor del Milan. Desde que hemos cambiado, las cosas han funcionado muy bien. Él y yo tenemos un entendimiento muy bueno fuera del campo, algo que siempre ayuda, y un buen feeling dentro. Nos encontramos con mucha facilidad. Esto no se compra. No se crea. Hay o no hay.

P. ¿Qué le debe el fútbol italiano a Gattuso?

R. Él no tiene talento para vender como otros. Tiene una mentalidad increíble, una fuerza y un carácter fortísimo y una disponibilidad para ayudar en el campo, tácticamente, que al final marca la diferencia. También creció técnicamente porque es de los que se obsesionan con practicar hasta mejorar. Siento un gran respeto por lo que ha conseguido. Es un ejemplo para todos esos chicos que tienen talento: para que sepan que con poco se puede hacer muchísimo. El talento, por sí sólo, no basta. Hablando con él, dice: 'Seguramente hay muchos jugadores con más talento que yo. Pero yo estoy aquí y ellos no. ¿Por qué?'. Él es una de las explicaciones de por qué el Milan funciona como funciona. También explica que yo funcione como funciono. Nos completamos.

P. El Milan no tiene extremos. ¿Cómo han conseguido ocupar las bandas sólo con Oddo y Jankulovski como especialistas?

R. Porque dejamos más libertad para la creatividad, para la llegada de varios, sin ofrecer muchos puntos de referencia a la defensa rival. En el fútbol moderno, cuantos menos puntos de referencia ofreces, mejor. Para esto tienen que funcionar muy bien los jugadores o tienes un problema.

P. ¿Qué debieron hacer para no perder la final de Estambul?

R. ¡Nada! Tenía que ser así. El Milan no hizo nada tan extraño para recibir tres goles en seis minutos. Es el destino. Nosotros jugamos bien todo el partido, prácticamente. Y en tres momentos cometimos tres errores que pagamos carísimo.

P. ¿Cultivan un espíritu de revancha?

R. No creo que para jugar una final de la Champions necesitemos más motivación. Pensar que nos enfrentamos al mismo rival que hace dos años nos quitó una Copa nos puede motivar en sentido positivo o negativo. Y no queremos un exceso de motivación.

P. ¿Es este Liverpool más fuerte que aquél?

R. Seguramente tienen más convicción en sus propios medios. Creen en su fuerza más que antes.

P. ¿Desde su punto de vista practica un fútbol feo?

R. Juegan feo, pero la gente se divierte. Los aficionados ingleses llenan los campos para ver la lucha, la motivación constante... En Italia no siempre se pueden ver partidos con ese nivel de exigencia, de agonismo. Tiene su charme. Aunque yo no digo que me guste.

P. ¿Por qué invierte en empresas fuera del fútbol?

R. Me gusta crecer y crear. Soy creativo en otras cosas. Tengo una mentalidad empresarial. Ahora estoy creando una empresa de servicios para talentos del deporte y el entretenimiento, una estructura de management que ofrezca 360 grados de apoyo. Pienso que puede significar un cambio para un mercado que en Europa no encuentra esta oferta. Es lo que llaman career planning. Quiero cambiar la mentalidad de los servicios que se les presta a los talentos del fútbol, porque yo hoy tengo exigencias que nadie me satisface.

CURIOSIDADES SOBRE LA COPA DE EUROPA

- El Milan tiene seis Copas de Europa y cuatro finales perdidas. Hoy jugará la 11ª. Sólo el Madrid ha disputado más finales (12).

- El Liverpool, con cinco títulos, ha perdido una final: la trágica de Heysel en 1985, cuando cayó ante el Juventus con un gol de penalti del actual presidente de la UEFA, Michel Platini.

- Paolo Maldini igualará hoy a Gento en número de finales disputadas (8). El español ganó seis y el italiano lleva logradas cuatro, tantas como el ex defensa del Liverpool Phil Neal. Di Stéfano y Zárraga son los únicos con cinco finales jugadas y ganadas. A los 38 años y 331 días, Maldini puede convertirse en el jugador de campo más veterano en disputar una final. El récord absoluto lo tiene un portero: Dino Zoff jugó la final de 1983 con el Juventus cuando tenía 41 años y 86 días.

- Atenas será por segunda vez el escenario de una final disputada por el Milan. En la anterior, en 1994, el Olímpico contempló la goleada milanista al Barça (4-0).

- Carlo Ancelotti, técnico del Milan, es uno de los cinco que ha logrado la Copa de Europa como jugador y entrenador. Antes lo consiguieron Miguel Muñoz, Trapattoni, Johan Cruyff y Rijkaard.

- Los Maldini y los Sanchis son los únicos casos de padre e hijo que han conquistado el título. Pepe Reina, portero del Liverpool, que afronta su primera final, puede mejorar el registro de su padre, Miguel, que perdió en el desempate la final de 1974 con el Atlético frente al Bayern.

- En 2005 ya se midieron Milan y Liverpool, con victoria inglesa en la rueda de los penaltis. Ésta es la quinta vez en la historia que se repite una final. El Milan y el Benfica se enfrentaron en 1963 y 1990, en ambos casos con victoria italiana (2-1 y 1-0). El Milan también repitió con el Ajax: venció (4-1) en 1969 y perdió (1-0) en 1995. Las otras dos finales repetidas fueron: Real Madrid-Stade de Reims (4-3 en 1956 y 2-0 en 1959 para el equipo español) y Ajax-Juventus (1-0 para los holandeses en 1973 y victoria turinesa por penaltis en 1996).

- Tras 53 finales, incluida la de hoy, cinco grandes capitales siguen sin tener el título: París, Londres, Roma, Berlín y Moscú. Las únicas capitales de Estado con la Copa son Madrid, Lisboa, Ámsterdam, Bucarest y Belgrado. Milán es la única ciudad con dos campeones.

- Kaká es el máximo goleador en la actual edición de la Liga de Campeones con 10 tantos y el único milanista que ha estado en los 14 partidos previos a la final. Crouch es el mejor artillero del Liverpool con seis goles y Xabi Alonso es el único red que ha disputado los 14 encuentros anteriores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de mayo de 2007

Más información