Las tazas de Forges se agotaron

EL PAÍS se disculpa y explica a los lectores cómo adquirirlas en los quioscos

El éxito de la promoción de las tazas de Forges con EL PAÍS fue ayer absoluto: en unas horas se agotaron prácticamente los 300.000 paquetes de tres tazas que se lanzaron con el periódico del domingo. Desde primeras horas de la mañana, en los distintos servicios de atención al cliente del periódico se recibieron llamadas urgiendo reposiciones desde todos los puntos de España.

EL PAÍS emitió a mediodía, a través de elpaís.com, un comunicado pidiendo disculpas a los lectores que no habían podido adquirir las tazas de Forges con el ejemplar del periódico.

En ese comunicado, el diario recuerda a los lectores que tendrán nuevas oportunidades de hacerse con otras tazas de Forges, hasta un total de nueve, los próximos domingos 27 de mayo, 3 de junio y 10 de junio.

Los lectores que quieran tener las tazas que se pusieron ayer a la venta pueden hacer sus pedidos en sus puntos de venta habituales; a la mayor brevedad posible, de acuerdo con los plazos de producción de las citadas tazas, el periódico atenderá esos pedidos.

EL PAÍS recuerda que, para recoger las tazas de Forges en domingos sucesivos, los lectores han de conservar los cupones que el periódico publica miércoles, jueves y viernes; el sábado se publica un cupón-comodín para quienes no hayan tenido oportunidad de conservar los anteriores. Y el domingo las tazas se entregan contra esos cupones y al precio de un euro al comprar el diario.

EL PAÍS reitera las disculpas a aquellos que el domingo 20 de mayo se han quedado sin las tazas de Forges; se están haciendo todos los esfuerzos para que las puedan tener lo antes posible si lo solicitan en sus puntos de venta.

Las tazas de Forges recogen diálogos en los que el famoso ilustrador, que a diario publica sus chistes en EL PAÍS, ironiza sobre distintos aspectos de las relaciones de pareja, en la línea que le ha hecho un filósofo de la vida cotidiana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 20 de mayo de 2007.