Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía desarticula una red que introdujo más de 100 marroquíes ilegalmente a través de mercantes

La Policía Nacional detuvo ayer a dos tripulantes de un buque mercante marroquí relacionados con una red que ha introducido más de un centenar de ciudadanos de este país de forma ilegal en el puerto de Valencia. Algunos de los polizones podrían haber desembolsado hasta 7.000 euros por el pasaje, según el cuerpo armado.

La operación se produjo a las 6.30 del jueves, cuando los agentes arrestaron a los dos tripulantes, de 39 y 54 años, como presuntos autores de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros -inmigración ilegal-. Además, dentro de la misma actuación, la policía detuvo a cuatro polizones de la misma nacionalidad que transportaba el buque.

El origen de la operación se sitúa en el mes de diciembre pasado, cuando agentes de la Policía Nacional identificaron a dos ciudadanos marroquíes en la estación de autobuses de Valencia y comprobaron que desembararon en la ciudad en un buque mercante, donde "al parecer habían viajado como polizones posiblemente con la ayuda de miembros de la tripulación", según fuentes del cuerpo armado.

Algunos de los polizones podrían haber desembolsado hasta 7.000 euros

Como consecuencia de la investigación que se puso en marcha a aprtir de entonces, se determinó que las personas que llegaban a Valencia por mar eran captadas en Casablanca. Allí se les ofrecía ser transportados hasta Valencia como polizones en un buque y, pervio pago del pasaje, se les ponía en contacto con uno de los miembros de la tripulación del mercante que los alojaba en el barco.

Junto a esta persona, uno de los detenidos, otro compañero también participaba de la acogida y acomodo del los polizones. Ambos los acomodaban en contenedores, en ocasiones podían estar escondidos de esta forma hasta una semana, para, una vez en Valencia, aprovechar el momento más oportuno para desembarcarlos. "Previamente, parece ser, se les habían dado instrucciones de cómo salir del puerto y poder llegar hasta la estación de autobuses para, a continuación, desplazarse a otras provincias", según la Policía.

Durante la operación desarrollada el jueves, que ha servido para desentramar esta red, los policías observaron cómo uno de los detenidos descendió de la embarcación hacia las 6.30 seguido de dos personas, mientras otras dos esperaban en cubierta aguardando su turno. Al percatarse de la detención, se escondieron en las bodegas, aparentemente con la ayuda de uno de los detenidos. Fue necesaria la autorización del capitán del buque para realizar un registro y localizarlas.

A lo largo de todo el año, la policía calcula que esta red ha podido introducir a más de un centenar de personas a través de este sistema, lo que ha reportado "una suma importante de dinero a la organización" teniendo en cuenta el dinero que exigían por la travesía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de mayo de 2007