Reportaje:Elecciones 27M

Queda inaugurado este metro de 2006

La Junta Electoral avala que Aguirre presente ahora la ampliación del suburbano al ensanche de Vallecas, terminada hace más de un año

No hubo placa, ni corte de cinta. Tampoco retransmisión en directo de Telemadrid. Fue la única diferencia en el acto que ayer protagonizó la presidenta-candidata de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, respecto a la puesta en escena habitual de las inauguraciones del suburbano.

El resto del guión se cumplió. Se trataba de abrir al público la prolongación de la línea 1 desde Congosto al Ensanche de Vallecas -son tres estaciones: La Gavia, Las Suertes y Valdecarros- y Aguirre hizo lo de siempre. Se subió al tren en Congosto y viajó hasta Valdecarros. Allí la esperaba un escenario, donde se proyectó un vídeo promocional del metro. Después, sus palabras. "Con este metro se podrá llegar a la Puerta del Sol en media hora", afirmó la candidata-presidenta, que aseguró que en el futuro este tramo dará servicio a unos 55.000 viajeros diarios.

Al salir de la boca de metro de Valdecarros, la realidad. Grúas por doquier. Porque las 26.000 viviendas que están proyectadas en la zona no están finalizadas en su mayoría y tampoco viven allí sus futuros 80.000 inquilinos. De hecho, estas estaciones están terminadas desde principios de 2006, cuando era consejera de Transportes María Dolores de Cospedal. Fue ella la que explicó entonces que, como los vecinos tardarían en llegar, no iban a abrir las estaciones, pero las vías iban a servir para probar los nuevos coches de la serie 3.000.

Y ahora llegan las prisas. El Gobierno regional justifica la apertura en que los empleados de las obras tendrán transporte público para ir a trabajar. "Nos adelantamos. Cuando lleguen aquí los vecinos, ya tendrán metro", aseguró Aguirre. De momento, sólo irá a estas nuevas estaciones uno de cada tres metros.

Lo burdo de esta nueva inauguración llevó ayer a IU a presentar una nueva denuncia ante la Junta Electoral Provincial, el órgano que vela por la transparencia en las elecciones, por "abuso de la posición institucional" de la presidenta. Sin embargo, la Junta descartó irregularidades.

Hospital de Coslada

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

No era la primera denuncia. Ya el lunes pasado, IU presentó una queja por la "visita a la finalización de obras" que hizo la presidenta regional del hospital de Coslada, un centro sanitario que tardará meses en dar servicio. La Junta se reunió durante todo el día y a media tarde comunicó a IU su resolución, que considera "autorizable en campaña electoral", dice el texto. Anoche, este organismo no se había pronunciado sobre la apertura del hospital.

Ajena a estas deliberaciones, la presidenta regional prosiguió su actividad electoral, con tres actos de partido. A mediodía, Aguirre dio por zanjada su agenda de presidenta y se plantó en el Centro de Rehabilitación de Lesionados Medulares para anunciar sus propuestas para los discapacitados. O mejor, para las "personas con diversidad funcional", como repitió cuatro veces. "A ver si cambiamos el lenguaje", dijo. Allí prometió triplicar la aportación a los dependientes y anunció ayudas de hasta el 75% del coste de las prótesis eléctricas articuladas para extremidades, "según la renta". Una hora más tarde, encuentro y foto con el líder regional de CC OO, Javier López, al que prometió potenciar el "diálogo social".

Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, saluda durante el recorrido inaugural del metro al ensanche de Vallecas.
Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, saluda durante el recorrido inaugural del metro al ensanche de Vallecas.ULY MARTÍN

Sobre la firma

Soledad Alcaide

Es la jefa de sección a cargo de los reporteros de información local. Antes fue responsable de Redes Sociales y Newsletters del periódico (2018-2021) y subdirectora de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS (2014-2018).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS