_
_
_
_
La votante escéptica | Elecciones 27M
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Parpusa

En el diccionario no está, aunque eso sería lo de menos. Es que la mayoría no conoce esa palabra, aunque debe de ser muy vieja. Parpusa. O sea, la gorra chulapa. Yo me acabo de enterar. Pero llegan los candidatos socialistas a la pradera y se la plantan: populismo de cuarta. Gallardón, que es un populista de primera, pasó de usar parpusa. El gran contemporizador dijo que no le gusta ponerse trajes que no lleva habitualmente. Y el caso es que lleva razón, porque esto parece un circo. Esperanza, embutida en un disfraz de chulapona al que sólo le faltó la pañoleta (o como quiera que se llame en castizo ese trapo a la cabeza), espetó: "Simancas no sabe bailar chotis en un ladrillo". Porque ella de ladrillos sabe mucho. Y los suyos.

A los madrileños que conozco, que son muchos y variados, ni les va el chotis ni el agua del santo ni nada por el estilo. Hace años, cuando a Madrid le quisieron buscar unas rosquillas identitarias que disimularan su centralismo incorrecto y anónimo, llegó Álvarez del Manzano y se empleó a fondo y a la sevillana en un folclorismo violetero y con peste a chorizo. Para cuando le mandaron a ondularse ya era tarde: nos dejó ese churro pringoso que tiene que comerse hasta el elegante Sebastián.

El panorama es buñuelesco, con la presidenta Marshall inaugurando hospitales de pega con aparatos de pega. Mi pregunta es: ¿no se dan cuenta de que nos damos cuenta? Si no se dan cuenta, no nos los merecemos: son tontos. Si se dan cuenta, tampoco: se burlan de nosotros. Menos mal que nos queda Inés Sabanés: digna y cercana, no vende motos y no se disfraza de chulapa. Lo digo con escepticismo político pero con convicción personal. Sería una buena y necesaria política si encontrara la formación propicia: es víctima de la desubicación (lo contrario que Gallardón, un desubicado de éxito). Le reprochan falta de oratoria: ¿no será que a los otros les sobra morro? Ah, y Ángel Pérez, el más castizo, y que se declaró ateo en la ermita, se hizo de rogar para que también se calara la tal parpusa. Sin éxito. Dios le bendiga.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_