Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:OFERTAS DE EMPLEO

Un certificado para retener el talento

El sello de "empresa familiarmente responsable" potencia armonizar vida personal y laboral

Desde que empezó a implantar sus políticas de conciliación de vida laboral y personal, la Caja Rural de Ciudad Real ha logrado una pérdida de empleados mínima, un 3% anual de la plantilla, cuando la media del sector financiero es de un 8%. El pasado 9 de mayo, en la sede del Ministerio de Trabajo, esta entidad y Merck Serono han sido dos de las firmas que recibían el certificado que acredita que cumplen los requisitos para ser consideradas familiarmente responsables. Se trata de un sello, promovido por la fundación privada +Familia, que alcanza su segundo año de vigencia y que tiene como fin la mejora en la calidad de vida tanto personal como laboral de los empleados.

La consecuencia, según sus promotores, es no sólo un aumento en la productividad, sino también una mayor capacidad de atracción del talento y retención de aquellos trabajadores más cualificados, a los que se proporciona mayor satisfacción en sus puestos. Hasta el momento, una veintena de firmas (Banesto, Ferrovial, MRW, Mutua Madrileña, Consum, Iberdrola y Sanitas, entre ellas) disponen ya de esta acreditación, llamada EfR.

La Caja Rural de Ciudad Real ha logrado una pérdida de empleados mínima, un 3% anual de la plantilla, cuando la media del sector es del 8%

Para conseguir la certificación se precisa disponer de una estrategia empresarial validada, que demuestre el compromiso con la flexibilidad laboral, los beneficios extrasalariales y otras medidas de apoyo a la vida personal de los empleados, así como un plan de estabilidad laboral e igualdad de oportunidades. Para garantizar el cumplimiento de estos requisitos, +Familia se ha rodeado de diversas entidades de formación, de certificación y consultoras.

Entre estas últimas se encuentra PeopleMatters, que ha asesorado el proceso de acreditación de la Caja Rural de Ciudad Real. Aurora Pérez, responsable de recursos humanos de esta entidad, explica que "este trimestre la empresa lanza un paquete de 28 medidas que afectan a diversos ámbitos de desarrollo del equipo humano de la Caja Rural, además de auspiciar un estilo de liderazgo que promueva entre los directivos la cultura de la conciliación entre vida familiar y laboral". Entre estas medidas están el compromiso de formalizar contratos indefinidos; evitar la discriminación de las mujeres en los procesos de reclutamiento y el desarrollo de becas a favor de los hijos de los profesionales.

Además, esta caja promueve el modelo de dirección VIP (visión integral de la persona), que implica, expone Aurora Pérez, "que los directivos conozcan todas las aristas de cada empleado para armonizarlas con las necesidades de la organización". El resultado esperado, prosigue, es que "repercuta aún más en la mejora de la cuenta de resultados y en la motivación y retención de nuestra plantilla".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de mayo de 2007