Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vodafone fue la única empresa que bajó precios en el reajuste tarifario del redondeo

La CMT dice que Movistar aprovechó para elevar sus ingresos un 1,8% y Orange el 2,6%

Sólo Vodafone ha bajado los precios en el reajuste de tarifas que llevaron a cabo las compañías de telefonía móvil el pasado mes de marzo para adaptarse al fin del redondeo. Ese es al menos el cálculo que ha realizado la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT). Según la CMT, la marca de la coma roja ha disminuido sus ingresos un 1% con el reajuste, mientras que Movistar y Orange los aumentaron un 1,79% y un 2,62%, respectivamente. El informe no pone objeción a la subida de la cuota de llamada y no se pronuncia sobre si hubo concertación de precios en ella.

Ya hay veredicto. El 1 de marzo, Vodafone bajó los precios y Movistar y Orange los subieron. Así consta en el informe realizado por la CMT sobre el impacto que han tenido en los ingresos de las operadoras de telefonía móvil el reajuste de tarifas que realizaron las compañías ante la entrada en vigor de la norma que prohibía el redondeo.

En efecto, las operadoras dejaron de facturar por bloques de un minuto o de medio minuto, pero subieron un 25% el establecimiento de llamada (de 12 a 15 céntimos de euro) y modificaron el precio por segundo. Todas ellas sin excepción afirmaron que el efecto de esta modificación sería neutro, es decir, que ingresarían lo mismo antes y después del 1 de marzo. Pero las organizaciones de consumidores pusieron el grito en el cielo y motivaron que el Gobierno solicitara un informe a la CMT para conocer realmente lo que había pasado.

Ese informe le ha dado la razón a las compañías pero con matices. En términos globales, el análisis de la CMT indica que los ingresos de Movistar aumentarían un 1,79%, los de Vodafone disminuirían el 1% y los de Orange aumentarían un 2,62%.

La información requerida a los operadores contempló exclusivamente los planes de precios residenciales con terminación en una red nacional, fija o móvil. Y la información sobre el patrón de consumo analizado hace referencia exclusivamente a un mes: noviembre de 2006 para Movistar y Vodafone, y enero de 2007 para Orange.

Vodafone es la que sale mejor parada. De los 29 planes presentados por el operador británico, 22 -a los que se acogen el 67% de los clientes totales- presentan modificaciones tarifarias que producirían un efecto de reducción sobre los ingresos. Hay otros cuatro planes cuya variación en los ingresos está entre el 0 y el 2% y que aglutinan el 17% de los clientes totales. En el caso del resto de los planes, ninguno presenta subidas en los ingresos producidas por las modificaciones tarifarias de más del 5%.

Análisis de los planes

Respecto a los 16 planes presentados por Movistar. Cuatro de ellos (2,1% de los clientes) presentan un efecto de reducción sobre los ingresos; otros cinco (43,6% clientes) tienen una subida de menos del 2%; de los planes restantes, en 2 de ellos, los incrementos en ingresos debidos a las modificaciones tarifarias están entre el 2% y el 5% y afectan al 26,4 % de los clientes, mientras que en los cinco planes restantes (27,8% de los abonados) los incrementos son superiores al 5%.

En cuanto a Orange, es el operador del que más planes se han analizado, 42 en total. De ellos, 15 presentan un efecto de reducción sobre los ingresos, lo para el 35,1% de los clientes, mientras que 11 presentan precios que hacen que los ingresos con la nueva tarifa tengan una subida de menos del 2% lo que supone el 44 % de los clientes. Los 16 planes que presentan más crecimiento -entre el 2% y el 10%- afectan al 21% de los clientes.

Orange salió ayer al paso de esta conclusión. Según la filial de France Télécom, el efecto del reajuste sobre sus ingresos fue de una disminución del 0,6% y del 7,4% respecto a marzo de 2006.

La Federación de Consumidores en Acción (Facua) no ha tardado en hacer los cálculos. Con las cifras de la CMT las compañías de móviles ingresarán 95,6 millones de euros anuales más que cuando aplicaban los redondeos. Una cantidad muy alejada de los más de 700 millones en que las asociaciones de consumidores cifraban el efecto del reajuste.

En cuanto al establecimiento de llamada, la CMT recuerda que en España hay competencia efectiva en telefonía móvil y que, por tanto, hay libertad de precios. Por ello, no pone objeciones a la subida del establecimiento de llamada, que las tres compañías fijaron en 15 céntimos, un 25% más. Según Consumo, este precio debe ajustarse al servicio efectivamente prestado y a costes efectivos que conlleve para la operadora el inicio del servicio que no estén repercutidos en el precio. La CMT explica en su informe que es una parte más del precio de la llamada y que aunque hay un coste por esa función "no tiene por qué existir proporcionalidad o correspondencia directa entre dicho coste de establecimiento asociado a la red y la parte del precio minorista que los operadores cobran por cada llamada distinto del que cobran por la duración de la misma".

Sobre lo que no se pronuncia la CMT es sobre si hubo o no concertación entre Movistar, Orange y Vodafone en esa subida del establecimiento de llamada. Ni es función de la CMT estudiar la existencia de un posible pacto que atentaría contra la libre competencia ni recibió encargo en tal sentido por parte de Industria ni de Consumo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de mayo de 2007