_
_
_
_

Dos jueces afines al PP, contra la 'vía rápida' del recurso de ANV

La tensión en el Supremo provoca la dimisión de la secretaria de gobierno

El Tribunal Constitucional decidió ayer tramitar como recurso de amparo electoral el presentado por ANV contra la anulación de 133 de sus listas electorales, decisión de la que discreparon dos de los magistrados de la Sala, Roberto García-Calvo y Jorge Rodríguez Zapata. Las circunstancias que rodearon las deliberaciones la noche en que se dictó el auto sobre ANV han generado un fuerte malestar en los servicios técnicos del Tribunal Supremo, cuya secretaria de gobierno, María Jesús Pera, ha presentado su dimisión.

Más información
El Constitucional confirma la anulación de las 133 listas de ANV

El Tribunal Constitucional acordó también conceder a ANV, al fiscal general y al abogado del Estado un plazo que finaliza a las tres de esta tarde para que formulen alegaciones, lo que implica que el Constitucional resolverá previsiblemente antes de esta medianoche, cuando comienza la campaña electoral.

El Constitucional admitió a trámite el recurso de amparo presentado la noche del martes por ANV, pero lo tramitará como un recurso de amparo electoral y no como el de amparo ordinario que había planteado el partido recurrente.

De haberse tramitado como un amparo ordinario, el Constitucional habría tenido que decidir si dejaba en suspenso el auto el Tribunal Supremo que ha anulado las candidaturas de ANV, que era lo que buscaba este partido para intentar llegar a las elecciones con todas sus listas. Dado que el auto del Supremo se tramitó por el cauce de la Ley de Partidos y no como contencioso electoral, ANV podía disponer del cauce de amparo ordinario, que además tiene plazos de tramitación mucho más dilatados que las 48 horas del contencioso electoral. El Constitucional lo ha impedido al reconducir el recurso por la vía rápida electoral.

Sin embargo, los magistrados de la Sala Primera afines al PP Roberto García-Calvo y Jorge Rodríguez-Zapata expresaron en una carta, dirigida a la "querida presidenta" del Constitucional, María Emilia Casas, su discrepancia "con la fórmula de simple providencia" adoptada para tramitar el recurso de amparo. Ambos jueces opinan que ANV "justifica más que sobradamente la clase de recurso que interpone, por la propia actuación de la Sala del 61 del Tribunal Supremo, que instrumentó su decisión como un incidente de ejecución de sentencia". García Calvo y Rodríguez-Zapata manifiestan su "discrepancia" con la decisión mayoritaria de la Sala "al considerar insuficiente tal resolución para adoptar una decisión de dicha naturaleza".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La tensión acumulada en los últimos días en el Tribunal Supremo llevó a la dimisión de la secretaria de gobierno, María Jesús Pera, según fuentes del alto tribunal. Aunque la dimisión reviste la fórmula habitual de "motivos personales", las fuentes informantes señalaron que se debe al malestar que arrastra desde hace tiempo por la falta de medios y la paulatina invasión de atribuciones por los funcionarios del gabinete del presidente, Francisco Hernando, que tuvo su último episodio la noche de la deliberación del Supremo.

Fuentes judiciales y letrados del alto tribunal coincidieron en que el proyecto de auto de la Sala Especial fue confeccionado los hombres de confianza de Hernando, entre los que citaron al jefe del Gabinete Técnico del Supremo, Fernando García Román, el magistrado José Navarro y, según algunas fuentes, a Eduardo Ortega, del gabinete del presidente en el Consejo del Poder Judicial.

El proyecto de auto no se ajustaba a lo acordado en las deliberaciones de la Sala Especial, lo que provocó un fuerte enfado y protestas de magistrados de la Sala Especial como Fernando Ledesma y José Luis Calvo, que fueron secundados por la mayoría. El proyecto contenía admoniciones y recomendaciones que podían ser claramente interpretadas como críticas al Ejecutivo dirigidas por el Supremo, lo que había quedado expresamente excluido por la mayoría.

Del sector conservador, sólo respaldaron al presidente Hernando hasta el final el presidente de la Sala de lo Militar, Ángel Calderón, y el último en incorporarse a la Sala Especial, Manuel Marchena. Finalmente, del proyecto desaparecieron el fundamento octavo y del segundo sólo quedaron tres párrafos, el último de los cuales redactado por consenso para cerrar el debate.

Al centenar de juristas entre letrados y magistrados técnicos del Supremo sólo se les permitió participar en la revisión de los candidatos de las listas impugnadas, pero se les marginó de las consideraciones jurídicas del auto. En un momento determinado se les dijo que salieran de la Sala, y permanecieron la mayor parte de la noche, hasta las siete de la mañana, deambulando o aposentados en dependencias contiguas, sin poder contribuir a la redacción de la parte técnica. El malestar no se palió pese a que el martes Hernando les dirigió "una arenga mitinera" en la que les agradeció su trabajo, según las citadas fuentes.

Este periódico trató anoche infructuosamente de localizar a María Jesús Pera para recabar su versión, que al menos dos magistrados vinculaban con lo sucedido en la noche de la deliberación del Supremo. Otra fuente dijo que el desencuentro con el gabinete venía de antiguo y la dimisión no habría tenido necesariamente que ver con lo sucedido esa noche. La secretaria de gobierno es la superior jerárquico y máxima responsable de todos los secretarios del Supremo, inspecciona los servicios e incoa expedientes disciplinarios.

Francisco Hernando.
Francisco Hernando.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_