Cartas al director
i

Las consignas del Primero de Mayo

Como en celebraciones anteriores, este Primero de Mayo ha mantenido su carácter de reivindicaciones inmediatas. Sin duda, Por un empleo estable representa una demanda sentida y necesaria en el país de empleo más precario e inseguro de la Unión Europea. Pero sorprende el olvido (por no decir traición) de lo que fueron los grandes ideales del movimiento obrero, en los que junto a la resolución de problemas concretos figuraba el anhelo de justicia social, solidaridad internacional, control de la producción, reforma agraria y reparto de la riqueza. ¡Qué dirían los líderes históricos de los grandes sindicatos, si contemplaran estas reivindicaciones cortas y chatas como único eje movilizador! Que bien está ocuparse de lo inmediato, pero con la mirada puesta siempre en la utopía, en el mundo justo y fraterno con que soñaron los militantes de épocas pasadas y que continúan siendo más necesarias que nunca en un mundo tan desigual en lo económico, excluido en lo social y degradado en lo ambiental.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 05 de mayo de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50