Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallecen los tres ancianos heridos en el incendio de la residencia de Utiel

La investigación apunta a una colilla mal apagada como origen del fuego

Los tres ancianos, dos mujeres de 100 y 84 años y un hombre de 71, que resultaron heridos en el incendio del pasado lunes en la residencia Reyes Católicos de Utiel (Valencia), murieron ayer a causa de las quemaduras sufridas en el suceso. Los primeros indicios de la investigación judicial atribuyeron el siniestro a una colilla mal apagada en una de las zonas comunes de la planta baja del inmueble.

La Ley Antitabaco prohíbe fumar en el interior de estas instalaciones, por lo que la Consejería de Bienestar Social no descartó emprender acciones legales contra los responsables de la instalación privada en el caso de que fuera demostrada algún tipo de negligencia.

La residencia Reyes Católicos contaba con todos los requisitos legales exigidos por la Consejería de Bienestar Social, e incluso había practicado un simulacro de evacuación en caso de incendio el pasado septiembre. José Antonio Campillo, uno de los internos, aseguró momentos después del siniestro que los auxiliares permitían fumar en una de las salas de la planta baja, donde se originaron las llamas. En el momento del suceso, 11 personas trabajaban en el edificio que albergaba a 63 ancianos, 36 de ellos adscritos a un programa de bonos-residencia que paga la Generalitat. Los responsables de la residencia aseguraron ayer que las puertas de la planta baja, donde hay cinco salas comunes "permanecen siempre abiertas". "Habrá que demostrarlo, pero si los ancianos no eran vigilados debidamente se tomarán medidas judiciales", aseguraron fuentes de Bienestar Social que comenzarán su propia investigación a partir de hoy.

Los familiares de una de las ancianas fallecidas exigieron una "explicación" al fallo de los sistemas de detección de humo del centro de tercera edad. "Si hubieran actuado con más rapidez, los daños no habrían sido tan graves", aseguró una allegada de una de las víctimas.

La oposición acusó al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, de no dedicar las suficientes inspecciones a las residencias de ancianos de la comunidad valenciana. Glòria Marcos, coordinadora general de Esquerra Unida, exigió ayer la "sustitución" de la consejera de Bienestar Social, Alicia De Miguel, por los "seis incendios en menos de dos años" que se han producido en estas instalaciones. Hace un año murieron cinco ancianos en una residencia de Massamagrell (Valencia) en otro incendio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de mayo de 2007