Tragedia en Palencia

70 muertos en los últimos 10 años

La explosión de gas ocurrida ayer en Palencia se ha convertido en la más grave de 2007 y en una de las más graves de la última década, dado que, mientras continuaban las labores de rescate, seis personas han muerto. En los últimos diez años, contando también el suceso de ayer, han muerto 70 personas a consecuencia de las 32 explosiones de distintos tipos de gas registradas, 16 de ellas en 2006, un año trágico en este tipo de sucesos.

En 2006 también se registró la deflagración que, en estos últimos diez años, había provocado un mayor número de víctimas mortales: fue la ocurrida el pasado 27 de julio en Laredo (Cantabria), donde fallecieron seis personas en una explosión de gas propano registrada de madrugada en una vivienda. El 10 de noviembre de 2005 en un inmueble de Tarragona, donde murieron cinco personas: una mujer, sus tres hijos y un hombre. La explosión provocó el derrumbe parcial del edificio, y llegó a alcanzar a dos personas que paseaban por la calle.

El 27 de marzo cuatro personas murieron a consecuencia de una explosión de gas butano en una vivienda de Elche (Alicante).

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, apareció ante los medios pasadas las seis de la tarde pidiendo ante todo "paciencia, esto es una gran tragedia y hay que esperar a que los profesionales terminen de quitar todos los escombros para poder dar las cifras reales".

El alcalde de Palencia, Heliodoro Gallego, hizo llegar a los familiares las condolencias que habían sido recibidas desde la Casa del Rey: "El Rey, el Príncipe, además de otras personalidades, como el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se han preocupado por la situación que está viviendo Palencia y han querido transmitir todo su apoyo a las familias afectadas".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS